martes, 18 de noviembre de 2008

Por Stendhal, Kerenyi y Juan Manuel... Si nací en noviembre entonces soy...

La parte racional de mí no cree en el horóscopo. Sin embargo, dice Stendhal en uno de sus libros (Rojo y negro, creo) que nuestro hacer está escrito en las estrellas y sólo los ignorantes no saben leerlo.
 
El texto es de una cadena de horóscopos que me mandó un amigo. Consigno acá una parte porque Juan Manuel (mejor conocido como parte de la estirpe de los Barba) es uno de los hombres entrañablemente importantes de mi vida y me ha enseñado mucho con su valor, su fe y su sentido del humor.
 
Creo que el horóscopo me atinó en varios puntos. En efecto, sé lo que es el lado oscuro (pero también el lado bueno) de la fuerza. jajaja.
 
Si un escorpio logra utilizar su enorme energía de forma constructiva, es un gran activo para la sociedad y se puede convertir en un gran líder. No obstante, los escorpio deben aprender a controlarse, porque pueden llegar a ser demasiado críticos y resentidos con los demás. Son excelentes amigos de los que consideran merecen su respeto.
Los escorpio son muy imaginativos e intuitivos y tienen una gran capacidad para analizar situaciones y personas. De todos los signos del zodiaco son los que más probabilidad tienen para convertirse en genios siempre y cuando controlan su lado negativo porque si toman el camino equivocado pueden ser muy destructivos hacia ellos mismos y hacia otras personas. Deben intentar evitar sensaciones como la arrogancia, la agresión y los celos, porque se se rinden ante tales sentimientos negativos, tal es su fuerza para sentir intensamente que pueden perder el control. El escorpio es el símbolo del sexo, y los escorpio son personas muy apasionados y sensuales. Para los escorpio, el acto del amor es un acto espiritual y son capaces de sentir cosas que otros signos nunca logran. Su intensidad de sentimientos hace que sus relaciones amorosas son profundas, mágicas y, a veces, trágicas. Cuidan mucho a sus amigos, aunque si alguien les traiciona es difícil recuperar su amistad y confianza.
 
Y sobre la traición... no soy paranoica, más bien rayo en lo confiada-hasta-la-estupidez y cuesta mucho, mucho que me sienta traicionada. Pero cuando tal sospecha se adueña de mí... es como un maremoto y arrasa con todo. No pregunten, no hay sobrevivientes que lo cuenten.

1 comentario:

Martuchis dijo...

Yo tampoco creo mucho en los horoscopos ni nada de eso, quizá siento que la astrología podría ser más acertada (a fin de cuentas son cosas que se basan en las matemáticas), y respecto a los signos, aunque no aplique una misma caracteristica para todas las personas, de repente hay cosas en las que si se aproximan a lo que es tu personalidad.