miércoles, 12 de noviembre de 2014

sobre el dolor... nos faltan 43 más y otras cosas que no dejan de herir






<div id="fb-root"></div> <script>(function(d, s, id) { var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0]; if (d.getElementById(id)) return; js = d.createElement(s); js.id = id; js.src = "//connect.facebook.net/es_ES/all.js#xfbml=1"; fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs); }(document, 'script', 'facebook-jssdk'));</script>
<div class="fb-post" data-href="https://www.facebook.com/permalink.php?story_fbid=672506062862905&amp;id=100003105536719" data-width="466"><div class="fb-xfbml-parse-ignore"><a href="https://www.facebook.com/permalink.php?story_fbid=672506062862905&amp;id=100003105536719">una publicación</a> de <a href="https://www.facebook.com/profile.php?id=100003105536719">José Sánchez</a>.</div></div>

miércoles, 5 de noviembre de 2014

Remember, remember the 5th of November. 43 futuros maestros, 40 días

Esta entrada es para recordar a los 43 normalistas de Ayotzinapan, Guerrero, que desaparecieron en una suma indignante de crímenes de Estado.

La envié como correo a varios de mis amigos que son maestr@s, hij@s de maestros -muchos incluso de maestr@s normalistas- y también a quienes han sido mis maestr@s, de muchas y muy distintas maneras; porque los 43 jóvenes desaparecidos en Guerrero estaban formándose como docentes: eran no sólo 43 seres humanos, sino también 43 promesas de futuro para sus comunidades, para sus posibles alumnos, para todo nuestro país.



Muchos de ustedes sabrán la historia mejor que yo, e incluso mi amigo Luis H. es un experto en el doloroso tema que ha contribuido a sembrar memoria en mí: las normales rurales llevan décadas siendo semilleros de esperanza en México, de formación de maestros que no sólo son autoridades intelectuales y morales en sus pueblos, sino también importantes agentes de cambio social.

El gobierno mexicano, los gobiernos priístas y ahora también los de otros partidos, llevan décadas asesinando y desapareciendo a los maestros rurales. A los Lucio Cabañas y Genaro Vázquez en los años 70, ahora a Julio César Mondragón y sus demás compañeros. Llevan décadas queriendo justificar sus asesinatos tachando a las víctimas de ser criminales, cuando lo criminal es el estado de cosas en el que vivimos, el que un gobierno pretenda matar la esperanza desde su simiente, terminar de dejarnos sin futuro.



Sé que a veces recordar duele, que estas cosas no son para muchos un tema adecuado para hablarse en la sobremesa o con l@s niñ@s. Pero sé también que el olvido mata. Sé que mi país me duele y sé que quiero que sea distinto. Sé que en la gente a mi alrededor he encontrado a mis más incansables aliados para lograrlo, porque cada día he mirado a muchos de ellos seguirse levantando y seguir dando ejemplo, a cada uno desde el espacio en que se desenvuelve.

Esta entrada es también un abrazo fuerte, para no rendirnos, para no olvidar. Para tratar de seguir siendo hoy el cambio que queremos ver mañana.



A continuación les comparto el texto de Egorak que aparece en el video. Fue publicado en nuevoblogdemanzano.wordpress.com poco después de que encontraron al estudiante normalista Julio César Mondragón, desollado. Julio César tenía 22 años y era padre de una bebita de dos meses. Sus ojos, y l@s de tod@s l@s desaparecid@s, nos faltan a todos.

Devuélveme mis ojos
Estoy tirado en el suelo. Se nota dónde enterraron el cuchillo y me cortaron la cara. Se me ven los dientes. En vez de rostro hay carne expuesta y te atormentan dos huecos donde  deberían estar mis ojos.
Mis compañeros me estuvieron buscando y me encontraron convertido en símbolo. Quisieron arrebatarme de los míos, robarles la memoria para matarme, para borrarme y desparecerme ahora sí y para siempre. Quisieron convertirme en su crimen, su amenaza, su muñeco de espantajo y amedrento, pero yo vivo.
Vivo cuando mi madre llora y susurra mi nombre con la voz entrecortada, vivo en el funeral repleto de amigos y amados, multitud doliente que con su mera presencia refuta el terror y declara que entre ellos vivió alguien, un joven que conocieron y al que veían y querían ver, un ser que sigue siendo querido en su dolor, en su cariño y en sus recuerdos, no el crimen atroz en que quisieron convertirme.
Vivo en una lágrima de rabia, en un puño alzado, en un paso firme que marcha sobre el enemigo. Vivo en tu resistencia, vivo en tu protesta, en tu compromiso y en tu esfuerzo. Júrame que no te rindes, ¡pero júramelo a los ojos! Mira la carne y la sangre y los huesos en que me dejaron y ve la mirada fija de quien una vez fui. Estudiante. Normalista. Hermano. No me olvides, porque si me olvidas ellos ganan, si me confundes con eso que dejaron en el suelo solo seré un torturado más y eso mismo quieren ellos, ellos que me esperaron, que me buscaron, que me persiguieron y me ultrajaron para que dejara de ser humano, pero que no pudieron. Ellos que sirven a la muerte y aplastan la inocencia y la confianza del pueblo pobre para que se calle, para que aguante, para que se deje matar, pero que no pudieron.
Porque el rostro que se llevaron es mío pero la carne que dejaron es de todos y estos huesos también son tuyos y estos ojos también te faltan. Mi gente me llora y mi pueblo hoy se esconde, pero cuando salga a reconquistar las calles no podrá, por más que intente ya no podrá ser un pueblo inocente, no será un pueblo que confía. Será fuego, luz, estruendo y viento. Será el ejército redentor, el huracán que arrasa los escombros para que venga el futuro, será la muerte alada y justiciera que sostiene la razón y empuña despiadada las armas para imponerla. Mi pueblo será el implacable regreso de la justicia y de la historia.
Estoy tirado en el suelo, pero desde aquí puedo ver venir la guerra necesaria.
Julio César Mondragón nació en el Distrito Federal y murió torturado en Iguala, Guerrero, el 27 de septiembre de 2014, lo sobreviven su lucha, nuestro dolor y sus principios.

jueves, 23 de octubre de 2014

Algo sobre la muerte, las elecciones y la idiotez (tercera parte)


Tercera parte: las Elecciones.
 
PACTO EN EL BOULEVARD DE LOS SUEÑOS ROTOS.
 
 
Quién está contra ella, enseña la máquina, es enemigo del país.
Quien denuncia la injusticia, comete delito de lesa patria.
Yo soy el país, dice la máquina.
Este campo de concentración es el país:
este pudridero, este inmenso baldío vacío de hombres.
Quien crea que la patria es una casa de todos, será hijo de nadie.
 
Días y Noches de Amor y Guerra, Eduardo Galeano.
 
Quién escribe decide lanzar una última carta, un último mensaje que quizá, por qué no, encuentre un eco. Mientras lo hace unas palabras se cuelan en su mente "Todos los días llegan algún día" , frase puesta en los labios de Carlota, esposa de Maximiliano de Habsburgo, por Fernando del Paso en Noticias del Imperio. Ahora que lo piensa bien la frase ajusta con la llegada del 2 de julio.
            La fecha es decisiva, señalan los grandes medios de comunicación y los líderes de opinión en todas partes; en ella nos jugamos el futuro, el destino, la vida. Aclaran que es necesario cumplir con la obligación y hacer valer el derecho universal y humano de votar, no importa por quién o por qué propuesta, lo importante es ir a tachar un nombre, un color, unas siglas de lo contrario no te quejes, cállate.
            Quizá tengan algo de razón, estas fechas, estos tiempos, son trascendentales para el futuro, para la historia, para la vida de este país y del mundo sólo que de una manera diferente. Lo que está en juego no es precisamente el partido que quede o llegue al poder en el 2006 y gobierne hasta el 2012, lo que en realidad está al filo de la guadaña es la comunidad, la sociedad; ya que la construcción teórica de las propuestas de los tres candidatos tienen un eje fundamental: la preservación de un sistema que a todas luces ha resultado ser insuficiente para el desarrollo económico, político y social de cualquier sociedad.
            Sí, votar es un derecho conquistado por las luchas sociales, eso se tiene presente el problema es la legitimidad de ese voto, es decir el poder real que como ciudadano se tiene al ejercerlo... quien escribe reflexiona, la intención no es llamar a no votar pero tampoco llamar a hacerlo, la intención real de todo esto es llamar a pensar el porqué de votar ya que si se vota se legitima el sistema, político, económico y social pero sino se vota se deja de lado el proceso histórico del voto como conquista social... la verdad es que la decisión es difícil, además al llamar a no votar ¿no se estaría llegando al mismo punto de faltarle el respeto a la capacidad de elección de los individuos que los del "si no votas cállate"?
             
Elegir, Elegirse         
 
La madrugada asalta furtivamente el cuarto y ataca con un frío que roza la piel y brinda una sensación de nostalgia, de soledad... quien escribe ha encontrado una palabra clave en todo esto, la soledad; como cárcel, como destino, como condena. La soledad y las elecciones van de la mano. En las elecciones a parte de elegir un partido o un candidato elegiremos con quien estar, hacia donde ver, a quién escuchar, en otras palabras nos elegiremos a nosotros mismos estableciendo el tipo de relaciones que podemos generar con los otros, quizá el asunto no se encierre en votar o no hacerlo sino en no quedarse en ello, en ir más allá del voto, en ser más que un ciudadano.
            Entonces sí podríamos ver que esta elección va acompañada de su dosis de violencia y de miedo. Si tratamos de ver el proceso electoral desde fuera quizá entenderíamos la preocupación de los mass media por inducir al voto, de la iniciativa privada por llamar al mismo objetivo en sus anuncios comerciales, miedo a que las instituciones estén siendo rebasadas y por ende anacrónicas. Además está la existencia de otras alternativas que salen del cause electoral: La Otra Campaña, El acuerdo de Chapultepec y la Candidatura de Jorge González Torres y en medio de todo esto están los individuos que no terminan de creer en un sistema político que en teoría debería satisfacer las necesidades sociales... en el ojo de este huracán se encuentran los individuos que se conciben solos.
            La soledad es una condición básica de este sistema que hace de un país un desierto y reduce a hombres y mujeres a la condición de parías y náufragos. La soledad impuesta es el arma infalible para que se sostenga el sistema, porque nos deshumaniza.
            Nuestra decisión se centraría en decidir seguir solos o buscar al Otro.
 
Por el boulevard de los sueños rotos, desconsolados van los devotos...       
 

Una estela de humo sale de la boca de quien escribe, el humo se alza, se expande, declara su absoluta libertad o muestra su entera sumisión al aire. El sabor amargo del puro se queda encerrado en el paladar, la madrugada ha avanzado lo suficiente para que la luz comience a vestir el día, el cansancio aplasta la espalda y hiere el cuello, la mirada no se cansa pero los párpados están a punto de ceder sin embargo las ganas de vencer la sensación de orfandad y buscar un eco es más fuerte. La voz de Sabina señala un lugar: Por el Boulevard de los sueños rotos... la canción sirve de fondo musical a ésta escena...

Viene el dos de julio pero más que el dos se avecina el tres, ése será el día verdadero, en el que el pueblo de México amanezca con nuevo gobierno, con nuevo inquilino en los pinos.

           Nadie sabe como acabará el proceso electoral del dos del julio, en la televisión se dice que la jornada electoral será pacifica pero no mencionan que mandarán un gran dispositivo de granaderos a vigilar el proceso. Quien escribe piensa en los caminos, en las posibilidades, recuerda la sangre, las ancianas llorando en Atenco, escenas que recuerdan a Irak, que remontan a la guerra, se acuerda de los mineros en Pasta de conchos, en Sicartsa, de los maestros en Oaxaca...

La elección no es el dos de julio, la verdadera elección es el tres, cuando descubramos que sin un nosotros bien definido y construido no se podrá llegar a ningún lado.

 

Dice Ernesto Sabato en su Pacto entre derrotados que nuestra salvación depende de dos factores, el primero es reconocer nuestra derrota, identificar las causas por las que hemos perdido y la segunda es hacer nuestro el dolor ajeno. La primera entonces tiene que ver con un análisis de nuestras condiciones materiales e inmateriales, la segunda con el desarrollo de la imaginación, sí la imaginación es nuestra arma; y sin embrago habría que agregar a estas dos el amor.

            El amor como fuerza redentora, como desbordado corazón en el que más allá de las diferencias nos reconocemos como humanos, capaces de amarse a sí mismos y por lo tato de amar que los otros se amen a sí mismos; el amor como lugar de encuentro entre el dolor y la indignación, entre la esperanza y la rabia... el amor por sí mismo es profundamente subversivo, para amar hay que ser uno mismo y para ello hay que romper todos los cercos posibles y tener una gran fe en los seres humanos, quién haya amado profundamente a una ella o a un él sabrá de que se habla... la madrugada ha llegado del todo y con ella llega el recuerdo de las palabras de Paulo Freyre y de el Che Guevara: la más grande cualidad es el amor, amar es ayudar a que el otro sea él mismo o ella misma.

           
 El puro se ha acabado, la madrugada termina por perecer y al mismo tiempo pare un nuevo día; los párpados ya no aguantan su propio peso, quien escribe decide concretar las ideas:
 
  1. 1. Nuestra verdadera elección no necesita de urnas e institutos electorales, va más allá, necesita de nuestra reflexión y la construcción de nuestra conciencia.
  2. 2. El tres de julio cuando la clase política se olvide de quienes votaron para mantenerla arriba despertaremos nuevamente derrotados.
  3. 3. El tres de julio este país se transformará en un boulevard de sueños rotos;
  4.    y desde ese boulevard habrá que salir a buscar al Otro, acercarse a él, a ella, abrirnos, encontrarnos y elegirnos con ellos, con ellas, hacer un Pacto que reconstruya la nación y el mundo.
  5. 4. Como diría el Sub comandante Marcos "A este país le toca dar la lección más grande de amor que el mundo haya  recibido". 
Va un fuerte abrazo a los hombres, las mujeres, los niños, las niñas, los estudiantes, las tribus urbanas, los indígenas, los trabajadores del campo y la ciudad, los profesionistas, los artistas, los académicos, los intelectuales, las amas de casa, los trabajadores sexuales, los ancianos y a todos aquellos y aquellas que han tenido el valor de ser más que un ciudadano... que han elegido ser Seres Humanos.
 
 
Vale, Gracias por la atención.
El Antiescritor.
Agosto, 2006
 
PD.  Que llega con el Soundtrack de las marchas y cuyo propósito es compartir con esos secuaces que han estado siempre:
 
Y si tú pasas por mi casa
Y si tú ves a mi mamá
Tú le dices que hoy no me esperé
Que este movimiento no da un paso atrás
Tú le dices que hoy no me esperé
Que este movimiento no da un paso atrás
¡Movimiento!
 que chido movimiento
¡Subversión!
Subversión
Que chida Subversión
Tú le dices que hoy no me esperé
Que este movimiento no da un paso atrás
¡A huevo!

miércoles, 8 de octubre de 2014

Para mis viajeros. Porque siempre estamos juntos, aún viajando cada quien por su lado

Los viajes no sólo son de quien viaja. Mi corazón anda de viaje con RunRun por el norte y con mis guerreras del sureste; fue a Ecuador dos veces, regresó hace unos meses de India y de Alemania, y ha ido y venido los últimos meses a la tierra de mis abuelos. Soy destinataria de diarios de campo y crónicas de viaje, la mirada de otros ojos llena los míos de paisajes, externos e internos. Me voy y vuelvo, vuelvo y me voy.


Dejarás la ciudad
capital del escombro
Dejarás la ciudad
centro del universo
en derrumbe
Dejarás la ciudad
hormiguero mayor
urbe de la termita
Dejarás la ciudad
piedra
de los sacrificios
Dejarás la ciudad
patria de los despojos




























1533 
Tu oficio es el viaje.
Dejarás la ciudad, tendrás que irte.
Vas a encontrar llanuras,
tierras inmentas, desconicdas.
Esfuerza el ánimo,
tienes que hacer verdadera la vida.
Sigue el ejemplo de los antecesores,
los que rigieron y gobernaron justamente.
Llegarás a pueblos extraños.
Puede ser que en ninguna parte se logre nada,
puede ser que en ninguna parte
tenga entrada tu ofrecimiento: Quizá no lo es.
No retrocedas. Ten firme el pie.
Algo lograrás. Algo te asignará
el Señor del Universo.

-Víctor Manuel Cárdenas, Fiel a la tierra








·
Escribo en el exilio y desde los no lugares. Tal vez sea otra forma de sentirse el hombre desplazado. Lo prefiero a sentirme asimilado.



viernes, 5 de septiembre de 2014

Casarme es una de las decisiones más estúpidas que jamás he tomado...

En la mañana del 7 de febrero de 1931, unas horas antes de contraer matrimonio, Amelia Earhart se sentó a escribir esta carta dirigida a su futuro esposo, George P. Putnam. Amelia era ya por aquel entonces un mito de la aventura: en 1927 se había convertido en la primera mujer que cruzaba el Atlántico en monoplano.

Creo que esta es la carta de amor más hermosa, libre y valiente que jamás he leído:

Querido GPP,
Creo que debería dejar escritas algunas cosas antes de que nos casemos, aunque ya hayamos hablado muchas veces sobre ellas.
Tengo que reiterarte mis dudas con respecto al matrimonio, mi sensación de renunciar a oportunidades en un trabajo que tanto significa para mí. Tengo la sensación de que casarme es una de las decisiones más estúpidas que jamás he tomado. Sé que habrá compesaciones, pero no puedo ocultarte mis dudas.
Para nuestra vida en común quiero que comprendas que no estarás sometido a ningún código de fidelidad y que yo tampoco me considero atada a ti. Si somos honestos, podremos evitar las dificultades que surgirán si tú o yo nos enamoramos de otra persona.
Por favor, no interfiramos en el trabajo del otro, ni permitamos que el resto del mundo contemple nuestras alegrías o desacuerdos. En este sentido, voy a tener que mantener algún lugar donde pueda ser profundamente yo misma. No puedo soportar los confinamientos, por muy atractiva que sea la jaula.
Debo exigirte una promesa cruel: que me dejarás marchar dentro de un año si no hemos encontrado la felicidad juntos.
Voy a tratar de hacerlo lo mejor posible y ofrecerte esa parte de mí que conoces y que tanto quieres.
A.E.

George y Amelia contrajeron matrimonio aquella misma tarde y permanecieron juntos hasta la trágica desaparición de Amelia en 1937, cuando intentaba circunnavegar la Tierra en monoplano.

miércoles, 13 de agosto de 2014

Heridos por el veneno intenso del loco amor se arrojaban a las llamas

Quebrar el son


SE AMABAN

Se amaban
Se lamían el alma
Se herían con los ojos
Se cortaban
al besarse
Se mordían
Estaban solos
Lloraban sin motivo
No les cabía ni el cuerpo entre las almas
Se consumían en un fuego invisible
Soplaban sus cenizas
Se reintegraban
Se daban a comer su corazón
Nadaban en las aguas del cielo
Se amaban

Se amaban.


FLOTABAN

Flotaban
Papalotes ligeros de Chagall
los dos enamorados
tomados de la mano
flotaban
sin gravedad
Aislados
Separados del suelo sin haberlo notado
flotaban
Más allá de su nube favorita
Más allá de los cielos más insospechados
Más allá del lejano fin de los tiempos
Más allá de la muerte del espacio
y más allá de dios
y más acá de la madre de dios
los dos cometas locos y enamorados
flotaban

flotaban.


CUANDO ELLA LO MIRÓ
él puso a asar su corazón en un fuego de roble
: ya está listo
: sírvete
dijo
Ella mordió
pero al hacerlo
sintió los dientes de él
hundiéndose despacio
en su corazón crudo.


SE ARROJABAN A LAS LLAMAS
Heridos por el veneno intenso del loco amor
se arrojaban a las llamas
: caían muellemente sobre aquel lecho de pétalos frescos
y ardían de todos modos
pero no reposaban
Y miraban las llamas
en sus ojos
guardadas
Y se volvían a lanzar
a las llamas
: a las almas.


ABRÍA SUS PÉTALOS
: ella abría sus pétalos
mientras él se acercaba
y comenzaba
a libar
: le quedaba en la boca el gusto intenso
de aquel licor que otorga las visiones
antes del hundimiento.

Efraín Bartolomé, Quebrar el son, Ediciones Monte Carmelo, 2011.

sábado, 5 de julio de 2014

Los cronopios y el amor

Habían dormido con las cabezas tocándose y ahí, en esa inmediatez física, en la coincidencia casi total de las actitudes, las posiciones, el aliento, la misma habitación, la misma almohada, la misma oscuridad, el mismo tictac,los mismos estímulos de la calle y la ciudad, las mismas radiaciones magnéticas, la misma marca de café, la misma conjunción estelar, la misma noche para los dos, ahí estrechamente abrazados, habían soñado sueños distintos, habían vivido aventuras disímiles, el uno había sonreído mientras la otra huía aterrada, el uno había vuelto a rendir un examen de álgebra mientras la otra llegaba a una ciudad de piedras blancas.

Julio Cortázar, Rayuela

Los cronopios y el amor

Guerrero jaguar
Refugio de la memoria
Te tiendo la mano