domingo, 24 de abril de 2016

Egolandia, Mercedes Reyes Arteaga. Yo no soy de las que gustan


Me dijeron en forma de "broma" que yo no le gustaba a nadie ¿Cómo rayos se responde a eso? Pensé en reírme, en contestar de manera elocuente o en dejar pasar el comentario como si no hubiese sido emitido. El asunto es que cuando llegó la noche y mi habitación se quedó en silencio, llegué a la conclusión de que no tenía porque molestarme o sentirme triste de algún modo. 
Estamos tan acostumbrados a las adulaciones, creemos que nuestro valor real radica en las opiniones que las demás personas tienen de nosotros. Nos sentimos menos "valoradas" si no tenemos una fila de pretendientes (aplica para los chicos también) a nuestras espaldas.

Entonces dije Hell yeah! Tal vez sí, tal vez no soy de esas mujeres a la que se le pondría en una vitrina, o la que tiene muchas invitaciones para un finde. ¿Pero qué tiene de malo? ¿Eso me hace menos humana? ¿Eso me hace menos alma, esencia y espíritu? 
Y vaya, que está bien tener un compañero o compañera con quien salir y sentir y amar ¡Vamos, eso lo entiendo! Pero tampoco se trata de andar por ahí diciendo ¡Hey, pobrecita, ha de ser horrible no ser una de esas mujeres que gustan! Sé que soy incómoda, que es difícil lidiar con la libertad ajena, que pocas veces me quedo callada y que suelo brindar tanta confianza y aceptación que me terminan mirando como "su mejor amiga". Los seres humanos deberíamos sentirnos jodidamente bien con nuestros periodos de soledad, a veces estar solo se trata de más de decisión que de oportunidades.

Entonces sí, me dijeron que era de las mujeres que no gustaban y ahora sí, puedo decirlo, no soy una de esas mujeres que "gustan" pero te aseguro que me puedes llegar a amar y eso, eso va más allá de un simple gusto.

Egolandia, Mercedes Reyes Arteaga

lunes, 4 de abril de 2016

From the Bronx, about nudity, art and ethnics


Me gusta
Me gusta
Me encanta
Me divierte
Me asombra
Me entristece
Me enfada
ComentarHootlet
Comentarios
Eric Dominijanni
Eric D Not to sound like a leftist but did u ever notice that when they show African or Polynesian or Central American Or Indian etc women topless it's considered science but if they were Anglo (American/European) women it's considered nudity???
Adriana Del Moral
Adriana On the Road  the Because we non european women are art... Anglo women are just women ;P
Me gusta · Responder · 

miércoles, 23 de marzo de 2016

Love letter from #Harlem, NYC, para las hermanas feministas del mundo y sobre todo de la Abya Yala unida

Queridas, amada, admiradas, y a veces tristemente no bien ponderadas herman@s:

Les escribe su carnalita anarquista desde el cuasi exilio (porque al final, pues ni banderas ni fronteras y chinga a tu pinche padre tú, so facho de mierda, D. #Trump) de Harlem, NYC, Planeta Tierra. Buenos días, tardes, noches y madrugadas sistás.

Llevo muchos años pensando esta carta que apenas ahora empiezo para ustedes, porque a veces un@ siente que entre más densa es la oscuridad, más cerca está el alba, como pasa en nuestra madre Gaia, pues, pero también como la ingenua optimista informada, aunque romática que un@ es.



De antemano, una disculpa por todas mis aparentes ausencias y silencios. De verdad que ausencia no es olvido, y mucho menos falta de sororidad. Es sólo que a veces nosotr@s l@s anarquistas somos un poco demasiado despistad@s y otr@s. Pero ahora el "feminismo" parece ser un gran debate, incluso en la agenda de los medios más mainstream y colonialistas del mundo --aunque sea para ser malentendido, e incluso difamado. Personalmente, yo encuentro esto como una ventaja y una desventaja, pero ustedes, mis hermanas feministas, lesboterroristas, eco feministas, "feminazis", trans, queer y todas, podrán decirlo mejor que yo.



La ventaja es que, como filósofa, siempre he creído que la discusión nace la luz. Digo, a veces me ha entristecido, sobre todo en los últimos tres años, darme cuenta de que, a veces, mucho antes que la luz, llegan cosas como el encono, la rabia y, peor, el resentimiento. Pero pues libertaria irredenta como soy, prefiero incluso ese dolor de dañarnos entre herman@s al silencio o la indiferencia. 

Y la desventaja es que la banda termine malentendiendo o estereotipando el feminismo, como puede suceder y, desgraciadamente sucede casi con todo. Si no, pregúntele a los que han hecho de la mentira sobre el terrorismo casi una carrera, o de la distorsión de la verdad un negocio. Digo, nomás por dar un par de ejemplos.

Desde luego, yo no soy quién para decirle a nadie qué tan dura es o no su lucha. Digo, tengo el privilegio infinito de poder nombrarme anarquista de 4a generación, y desde luego que la vida siempre es lucha, desde la concepción hasta la tumba.




Mi experiencia como mujer anarco zapatista. No dividir, sino unir en la diferencia

Dicho esto, sólo quiero mandarles un gran, gran, gran abrazo cálido y solidario, y compartirles mi humilde experiencia. No me lean desde el juicio o desde mi muchas veces evidente arrogancia por el privilegio de mi familia o historia de vida. O háganlo así, si quieren hacerlo, digo, por mí cada quien es su am@ y se manda sol@. Yo sólo las invito a leerme como un murmullo de hoja al viento entre muchas otras hojas, con la suave tenacidad de una gota más entre la lluvia.


Punto número uno: Evidentemente, esto es la guerra. Y citando a Schopenhauer, pus sí, a veces el mayor orgullo y dignidad es morir con las armas en la mano. Pero a veces también hay buenas noticias; que las cosas no tienen porque ser taaaaaan duras todo el tiempo.

 

Yo, Adriana, aká Isabel, aká Adelita la nómada, aká obrera/amante de las palabras, apelando a mi irrevocable libertad para todo --que debo seguir defendiendo y gozando cada día--, elijo no decirme feminista. ¿Por qué?

Pues quizá porque el mayor regalo y privilegio de mi vida ha sido una libertad inmensa y deliciosa, a veces tan infinita que uno corre casi constantemente el riesgo de ahogarse en ella como en el mar, pero eso es, por ahora, otra historia. Y justo por otras muchas historias de mujeres y cuates xy valientes, heroic@s y solidari@s, es que no quiero que me lean nunca de los nuncas como traidora, queridísimas hermanitas. Para acompañarlas me he alesbianado muchísimo, gracias a las dudas que en mí han sembrado las feministas, sobre todo por la suerte de ser cercana a algunas compas lesboterroristas.

Liberarse del género como sistema

Después de muchos años de tratar de volverme  más sensible a la diferencia que existe entre los así llamados hombres y mujeres, mi postura sería, con todo, mucho más cercana a la de las hermanas zapatistas, a la de muchas mujeres indígenas con conciencia política, a la de las feministas árabes como Fatema Mernissi. Creo que se resume básicamente en esta brillante cita de Francesca Gargallo, hermana de profesión y pensamiento, italiana europea de nacimiento, siempre abajo y a la izquierda por elección, orgullosamente decolonial.

(…) el género como categoría de análisis sirve para escudriñar las formas de la opresión y la subordinación social de las mujeres, para desentrañar cómo la desautorización femenina (que es una estrategia del colectivo masculino) tiene efectos materiales en los ámbitos de la vida: la alfabetización, el empleo, la salud, el poder político y la impartición de la justicia. Porque el género en sí es un sistema: una monótona y repetitiva, aunque aparentemente variada, combinación de partes reunidas para subordinar el sexo femenino y explotarlo económica, política, religiosamente, justificando la apropiación de su sexualidad por el parentesco que, a su vez, es un sistema de sistemas.

(…)Ligar el sistema de género con la identidad de las mujeres es atarlas a la subordinación de los hombres. Liberarse del género es, por el contrario, una propuesta de construcción de la propia subjetividad que implica el reconocimiento del valor cultural y económico de cada mujer, y la validación del derecho a una diferencia sexual positiva y de la desconstrucción de la occidentalización forzada. Es una posición teórica y política que reconoce la diferencia como un valor humano.

Además, quiero añadir que, desde luego para tod@s es evidente que el mundo está lleno de diferentes sistemas de opresión, que vejan y pretenden dominar igualmente, aunque de modos distintos a mujeres (normalmente mucho más crueles o intensos) y hombres. Y desde luego, como humana primero y anarquista después, yo estoy en contra de cualquier forma de opresión, sea la sea, donde quiera que ocurra.

Sucede que soy mujer y puedo a veces por ello ser más sensible al dolor de las hermanas triplemente oprimidas entre las oprimidas: mujeres, pobres, indígenas (o de las llamadas "minorías"). Eso no me hace menos solidaria con los trabajadores explotados casi hasta la esclavitud, por más xy o no que sean, ni con ningún otr@ herman@ human@ luchando por un mundo más libre, menos dolorosamente desigual.

Porque el enemigo natural de la mujer no es el xy, sino la opresión. Unid@s por la libertad

Pero insisto, para mí la primera batalla es siempre la libertad: de todos los seres humanos, de todos los seres sintientes incluso. Discúlpenme, pero yo no puedo y no quiero dividir mi mundo en nosotras las xx y ustedes los xy, ni en hombres y mujeres, ni nada por el estilo. Creo en la libertad y dignidad de la persona por encima de estas etiquetas o moldes predeterminados. Y pues bueno, es sólo mi punto de vista y no estoy tratando de ganar seguidor@s y mucho menos enemig@s, sino sólo de, si es posible, entendernos más y mejor. 

A lo que voy es a que he aprendido de mucha gente, pero sobre todo de mis amados hermanit@s del color de la tierra que cuanto más grande y amplia es la pelea que un@ enfrenta, un@ no sólo se tiene que hacer más fuerte y más consciente, sino también más solidari@. Y así, a veces, pues empieza a suceder que va encontrando aliados por todas partes.



Yo siempre viviré orgullosa de tod@s l@s que lucharon, brazo con brazo, hombro con hombro, por todos los derechos de los que yo disfruto hoy, incluido el de poder elegir este día y todos los días llamarme anarquista por encima de cualquier identidad de ese sistema de opresión/división que para mí es el género. Porque soy orgullosa nieta de un xy ultra ultra feminista que me dio, junto con mi tatarabuela normalista, las dos grandes matriarcas de mis dos familias (abuela materna y una bisabuela paterna) el gran regalo de poder elegirme absolutamente, de elegir sobre todas mis otras pertenencias, la de anarco zapatista como mi más importante identidad, y, aún así, seguir siendo mujer, libre y solidaria. 

Y, como somos todas hermanas, pues sólo quiero contarles que en mi muy particular camino de vida y de lucha he encontrado un chingo de aliados xy que son re dulces, solidarios, críticos, fuertes, y también a veces estúpidos y obcecados. O sea, que son unos chingones, pero también se equivocan terrible y dolorosamente, con intención a veces, pero normalmente sin mala leche. Un poco como tod@s, ¿no?


Bueno, me tengo que ir porque acá en la ciudad el amanecer comienza y, aunque los fachos amenazan ahora con la naranja cabeza de Trump en la vanguardia, pues en mi México lindo y querido, que no termina en su frontera y es más un lugar en el corazón que en el planeta, todos sabemos que Zapata vive, como viven Emma Goldman, Virginia Woolf, Lou Salomé, la tres mil veces heroica Comandanta Ramona y much@s más.



Abrazos cariñosos y combativos. La lucha sigue, es urgente, necesaria, impostergable y solidaria.

PD. Y acá en Central Park resuenan los cascos del caballo blanco de Zapata, y en la isla de Ellis  y las cárceles de NY la alegría terca y lúcida de Ema Goldman no deja de hacer eco. Besos. Por una revolución con más baile, más amor y más risas. Y sobre todo, por un mundo donde quepan cada vez mundos, ahora sí me despido. 

A.



viernes, 8 de enero de 2016

el viejo asunto aquel de que dijimos que queríamos hacer una revolución (digamos), pero en realidad queríamos hacer un concierto....

Para quienes me ayudaron a sobrevivir ese 2009 de miseria económica: E. (que hasta ofreció mantenerme) Carlos R., Luis T., Mario D.V., Miguel A. M., Enrique M. y todos los demás. Para Thelma, Gaby Perla, Rosalía, Arturo Y Miguel M., mis cómplices favoritos de ese periodo. Para Javier y Oliver que me hacían reír vía chat. Para mi alma máter grande y mi alma máter chica, que me dejaron ser y no ser profeta en mi tierra. Para todos mis hermanitos-compas. Para quienes siempre me recuerdan que ni un paso atrás. Para todos los que fuimos/semos/seremos Casa sin...

Porque "aunque a veces parezca que no, eso de la felicidad en la vida es algo que siempre buscamos", me dijo Fran en un correo.

Y, entre otras cosas, le respondí:

(...)mejor aún, la "clase" se volvería una discusión parafernálica a muchas voces, de muchas ideas.(...)Y sí, espero que así termine, que cuando acaben las sesiones todos miremos y nos miremos diferente... ¿para qué hace uno esto sino para eso?

Y la felicidad sí es lo más importante. Lo dice también el budismo, que sí ahorita es la súper moda. Pero cuando me pregundo sobre la expansión de las ideas en el mundo encuentro a veces que justo son las modas lo que modela la mentalidad de una época. Clavadeces en fin, filósofa al fin.

Y sí, a hacer lo que queremos y hacerlo bien. Porque cuando tenemos esta libertad nos acorralamos a nosotros mismos sin pretextos. No hay de otra, y puestos  en esto sólo lo mejor (y por ende lo más radical) es lo suficiente.

PD. Que desaparezca el presupuesto federal para cultura.

(Extractos de un intercambio epistolar de 2009 con Fran Ilich. A propósito de un curso sobre multiculturalismo en el que me invitaron a ser docente en la UNAM. Para recordarme que la vida son espirales y que a veces uno tiene que hacer lo que ama aunque ponga en peligro su subsistencia inmediata.)


sábado, 21 de noviembre de 2015

No soy mamá, pero... Carta de una soltera sin hijos a sus queridas amigas madres



Para todas las mujeres de mi vida. Tengan hijos o no. Entiendan y apoyen la forma en la que he elegido vivir o no.

Soy hija, hermana, sobrina, nieta, tía, y muchos otros roles que implican compromisos familiares y responsabilidades.

También tengo una agenda (social, laboral, personal, política, espiritual) y, al igual que las mujeres madres, merezco respeto a mis tiempos y prioridades.

Soy ama de casa: pago las cuentas del hogar, hago la compra, cocino, tengo asuntos domésticos que resolver.

Tengo una trayectoria laboral y una historia de quehaceres que amo y de los que me enorgullezco. Soy capaz de crear cosas --aunque sea con palabras, con imágenes-- y así también quiero creer que doy un poco vida, que la alimento.


Quizá no entiendo las inmensas implicaciones de traer a otro ser humano al mundo. Y tal vez nunca lo voy a experimentar en carne propia, pero no creo que eso me haga menos persona, ni menos mujer, ni menos capaz de tener mis ideas sobre el mundo que quiero construir para las generaciones futuras --y actuar en consecuencia.



Amo a mis amigas que son madres y recuerdan que hubo una época en que no lo fueron y sus vidas eran muy distintas. Admiro a todas las que decidieron serlo y están profundamente comprometidas con ello, porque ser madre es algo revolucionario; una de las posibilidades más concretas de transformar totalmente el mundo.

Agradezco infinitamente a mis amigas que no me cuestionan ni minimizan por no tener hijos. No sé si un día los voy a tener, y el sentido de mi vida no se juega en ello. Tal vez nuestras vidas sean un poco o un mucho distintas, pero siempre las voy a amar, y como el amor es una cosa que multiplica, pues también amo a sus hijos, mis sobrinos. Porque son esperanza, porque son vida y porque yo también lucho, muy a mi modo, porque el mundo en el que crezcan sea menos oscuro, menos triste, menos feo y terrible.  


O sea que abrazos y besos para tod@s, porque hacen que mi existencia sea más luminosa y significativa.

Gracias por compartir el camino conmigo y dejarme ser parte, ya no sólo de sus vidas, sino también de las de sus hijos.

viernes, 13 de noviembre de 2015

#JeSuisParis #JeSuisBeirut #FuerzaParís Sobre no dejar que el terrorismo nos derrote, y recordar que Islam y terrorismo no son sinónimos

Para Mohamed, que no pudo visitar México esta vez. Para Efrén, Ceci y Aurelio, que viven en París. Para Audrey, Nico, Laurent y Bénédicte por el placer de haber coincidido en algún lugar del mundo. Para Yann y Antarjyoti que me enseñaron la Francia bretona desde India. Para los Marios, que me han contado París.

El bien es mayoría, pero no se nota porque es silencioso. Una bomba hace más ruido que una caricia, pero por cada bomba que destruye, hay millones de caricias que alimentan a la vida.
-Facundo Cabral 

Llegué a India menos de dos meses después de uno de los ataques terroristas con más muertos en el país, cuyo blanco fue una de las principales estaciones de tren-metro en Mumbai. Y aún así nunca dejó de asombrarme la capacidad de los indios para seguir con su vida en un país que, verdaderamente ha sufrido durante años de atentados con decenas y centenas de muertos. Ahora el Hotel Taj del que escribió Paz y que yo alcancé a visitar aún, fue borrado del paisaje urbano por una bomba.

En España, donde estuve en 2007 y 2011 también me impresionó que, pese a la sombra de los ataques de ETA siempre presente, en realidad los madrileños (que a mi juicio pueden ser la gente más grosera del mundo hispanohablante) y otros españoles vivían sus vidas muy lejos de la paranoia asfixiante que cundió entre los gringos como plaga tras el 11 de septiembre de 2001; con todo y que los atentados del 11 de marzo de 2004, que afectaron entre otros lugares la estación de Atocha, y se atribuyeron a yihadistas, fueron una barbarie inaudita.



Para los pueblos que han sufrido cosas semejantes es difícil cuantificar el tamaño de la herida que produce saber que puedes perder la vida cada día por el único error de estar en el lugar y momento equivocados. Creo que a eso se refieren con terrorismo.

¿Cómo no sucumbir al miedo y seguir siendo humanos?


La pregunta para mí es, ¿cómo evitas entonces ser presa fácil del terror, cómo mantienes tu humanidad, tu esperanza, todas las mejores cosas que han evitado la extinción de nuestra especie?
No tengo la respuesta. Sólo sé que he visto personas que lo logran. Que islam y violencia no son sinónimos (ni el islam es intrínsecamente machista).  Que tengo amigos musulmanes que quiero un montón, que la gente islámica en Marruecos me pareció encantadora, no fanática ni irracional, que en India más de un hombre musulmán me encaminó al autobús o el rickshaw como forma de cuidarme. Que no olvido el "In sha Allah" o Inshallah que mi amigo serbio Jovan decía repetidamente para narrar su peregrinar por la ruta de la seda en la que cruzó ileso zonas como la dominada por el régimen talibán en Afganistán.
Y aunque soy agnóstica, no dejo de repetirme que quiera Alá, o cualquiera de los dioses con nombre y sin él, que la paz llegue para todos en todos los rincones del mundo.


Resumen de lo ocurrido en París


Tiroteos, explosiones cerca del Stade de France y una toma de rehenes en el teatro Le Bataclan sembraron el terror en París. Se reportan 153 muertos y alrededor de 80 heridos por la ciudad.
A las explosiones en el estadio de Saint-Denis tras el partido de las selecciones alemana y francesa (0-2) siguieron al menos otros cinco ataques armados. El presidente francés François Hollande fue evacuado inmediatamente del lugar.
Hacia las 10 de la noche, hora local, en las calles Bataclan, Charonne, Bichat y Albert; la avenida de la Republique y los bulevares Voltaire y Beaumarchais algunos individuos empezaron a disparar contra los transeúntes y los comensales de restaurantes, bares y una sala de fiesta.

Posdata y nota para Nico


El más reciente ataque terrorista que puso en alerta a las autoridades francesas fue en enero de 2015, cuando islamistas radicales atacaron la sede de la revista satírica Charlie Hebdo y mataron a 11 personas.

En esos días yo estaba en Bacalar, Quintana Roo, y practicaba yoga todas las mañanas en el muelle con distintas personas (niños mayas, un bailarín y yogui colombiano de Cali, una maestra de baile de Europa del Este, franceses, catalanes...), entre ellos un francés llamado Nico que vivía en Bordeaux. Él estudió historia, y tras viajar un rato por Europa y América Latina tenía el proyecto de establecerse e iniciar una escuela de malabares para niños, probablemente en Francia, pero quizá en otro lugar.

Tras el atentado no volví a ver a Nico. Le faltaban sólo un par de días para regresar a casa vía Cancún-París y supongo que aceleró su salida de Bacalar para poder estar mejor comunicado con su gente.

Nico, donde quiera que estés te mando un abrazo grande y mucha fuerza. Namasté.


Algunos libros para entender más


Kiran Nagarkar, uno de mis escritores indios favoritos que tuve la oportunidad de entrevistar en Mumbai, tiene un libro donde habla de cómo el terrorismo y el fanatismo no son inherentes a alguna ideología o religión en específico. El soldadito de dios es una obra ácida e irónica que lleva a la reflexión más allá de los estereotipos y los prejuicios.

Identidades asesinas, de Amin Maalouf, es uno de los libros que más han revolucionado mi manera de entender el mundo. El autor es un libanés que vive desde muy joven en París y ha criticado la desigualdad promovida como una forma de modernidad.

En este libro de ensayo habla con elocuencia excepcional sobre la identidad, las pertenencias culturales y la historia del mundo árabe (antiguo y contemporáneo). El texto realiza una revisión de los motivos que incitan a las personas a matarse entre sí en el nombre de una etnia, lengua o religión.

viernes, 25 de septiembre de 2015

Sobre quienes te ayudan a reencontrar el centro

Entre 2013 y 2014 perdí sucesivamente las distintas vidas que había construido y fui construyendo. Fui mujer casada, maestrante, oficinista; luego, nada de todo eso.

Este año fue desde marzo hasta septiembre un largo e interminable silencio. Una sucesión de pérdidas menores —al menos comparadas con la temporada de cataclismo tras cataclismo que precedió— donde dejé ir un montón de cosas, personas, obligaciones y demás. Si durante casi dos años me las ingenié para lograr que, pese a todo, el mundo no se me derrumbara, ahora simplemente demolí los escombros que quedaban y, en mi vocación totalizadora, incluso dinamité más de lo que alguien prudente hubiera hecho.

Inédito en mí: reduje mis actividades al mínimo con un horizonte de futuro nunca superior a un mes. Incluso dejé de escribir por más de seis meses todo lo que no fuera indispensable para mis chambitas cómodas de subsistencia.

Me entregué profundamente a la vida nómada, aunque no al viaje. Y confirmé que desplazarse y no echar raíces es algo distinto del intenso compromiso de andar en el camino.


En los útlimos meses de mi vida, desde diciembre del año pasado o enero de éste, me concedí el lujo de ser irresponsable, de no buscarme obligaciones y no permitir que nadie dependiera de mí, decisión de muchas formas egoísta pero que me resultó necesaria.

Tras esto la lista de lo y los caídos es larga, lo sé, pero no quiero contar ausencias. La gente que quedó pertenece a dos grupos básicos que no se excluyen mutuamente: los mega entrañables que me buscaron hasta el cansancio y a quienes admito hice sufrir;  y los tan desapegados —como yo— como para no notar en mi ausencia nada más que una de mis clásicas desapariciones, quizá un poco más densa y prolongada de lo normal. Y dentro de ellos hay otros dos subgrupos: los que no se preocuparon porque nuestra relación, aunque cercana, no es íntima, sino de buenos momentos sucesivos que han implicado una buena dosis de espacios y tiempos distintos; y los que me entendieron porque tienen también sus temporadas de crisis y distancia.

Ahora siento que ha empezado otra etapa, con uno de mis comienzos favoritos: un viaje. No sé hacia dónde va esta transición, o en qué y dónde pararé. 


Todo es tan parecido pero tan distinto. Por ejemplo: Aquí las chelas son toñas. El Masaya te puede llevar al más-allá. Las conversaciones sobre el pico de gallo y el gallo pinto no tienen nada que ver con aves.

Hasta ahora, lo único que sé, casi de cierto, es que todo está como está —es decir, de algún modo bien, y de otros mal— y que estoy bien, y hasta feliz con eso.


miércoles, 14 de enero de 2015

Somos los vencidos, por eso tomamos partido por las causas perdidas. Ayotzinapa, la memoria de la lucha magisterial, semilla que no puede ser sepultada

Dice José en el ágora caralibresca:
Ordenamos una cierta cantidad de gestos y exclamaciones, los volvemos a juntar siguiendo los dictados del sentido común, miramos más de cerca los resultados, y murmuramos luego para nosotros mismos, con no poco aturdimiento: ¡Pero... si esto es una masacre, si a esa gente la están asesinando! Y luego en un segundo momento, volvemos al texto para preguntarnos: ¿Pero se da cuenta este escritor de eso? ¿sabe lo que está pasando?...
Fredric Jameson


Y luego me dice en una carta:

1. La ciudad de México es un milagro cotidiano. Respirar y no morir en el intento. Ahí hemos despertado en la noche para saludar al día.

2. Para sentir por una vez más que somos los vencidos y, aún así, tomar partido por las causas perdidas. –José Sánchez, Cartas nómadas.

2 favoritos

lunes, 29 de diciembre de 2014

Quién me ha robado el mes de abril y 2011 bañado en sangre. De Gerardo Arana (Querétaro,1987 - 2012)

SAUL GALO
En un país despiadado y terrible.
En un país con miles de muertos.
Vivía un poeta cristiano:
–          ¿Dios vive en los delincuentes?
–          Sí
–          ¿En los asesinos?
–          Sí
–          Y qué está esperando
–          A transformarse
En qué.
En nosotros.
Del libro Bulgaria Mexicali (2011), ilustración del autor con el seudónimo de Saúl Galo. Lo encontré gracias a esta lista (www.hayfestival.com)

jueves, 18 de diciembre de 2014

De la extranjera, para el extranjero. Canción de Leonard Cohen, adaptada por Nacho Vegas

No sé cuántas veces he escuchado en esta semana la canción. Así soy yo, la analfabeta musical: encuentro una rola que se convierte en La rola y la pongo una y otra y otra vez hasta que la incorporo a mi repertorio.

Leonard Cohen es, definitivamente, uno de mis compositores-cantantes --aunque algunos amigos me digan que, como Dylan, no canta: recita-- favoritos. Lo conocí por mi amigo Carlos y por E. Uno me quemó el disco completo de Closing time y otro dos canciones suyas en un mix de música y poemas... Éramos unos niños. Y, si no me bastaran con esos recuerdos para amar a Cohen la peli de I'm your man lo logró sin vuelta de hoja, sumada a sus canciones en el soundtrack de Natural Born Killers.   

Este año caí en fascinación con Nacho Vegas, lo escuché muchas veces en madrugadas interminables. La canción de "La fiesta" me acompañó el final de la primavera y todo el verano (fatal) en fiestas y desvelos incontables; la de "Dos bandos", que escuché realmente por primera vez con K. aunque ya la había oído antes, me sirvió para justificar mi ausencia-retirada de ciertos círculos. Y "La sed mortal", a manera de disculpa escuchada en una madrugada triste me hizo llorar por dos horas seguidas. 


Ahora ésta es definitivamente mi canción de diciembre y, una de las grandes canciones en el soundtrack de mi vida extranjera, cruzada por muchos extranjeros: 


Canción del extranjero

Es cierto, sé que todos tus amantes
fueron jugadores pretendiendo haber dejado el juego.
Conozco a esos hombres y no es fácil
coger la mano de alguien que quiere alcanzar el cielo,
alguien que quiere alcanzar el cielo.

Y al recoger el comodín que se olvidó
descubres que no te ha dejado mucho más que nada.
Él como cualquier jugador se retiró
cansado de esperar por una carta aún más alta, 

como San José buscando un pesebre,

Y un día con serenidad te dice que
su voluntad se debilitó con tu amor y tu cobijo.
Sacará de su cartera un viejo horario de trenes
y dirá: "te dije al llegar que era un extranjero,
te dije al llegar que era un extranjero".




Pero ahora ves que hay alguien más que esconde
sueños y demás como si fueran la carga de otro.
Ya has visto a ese hombre antes repartiendo cartas
con su brazo de oro que ahora está oxidado,
y te ofrece juego a cambio de cobijo,
y canciones a cambio de cobijo.

Y tú odias ver a otro extranjero como aquel primero
haciéndote creer que ha dejado el juego.
Y mientras él oculta un as adviertes
un camino serpenteando como humo entre la nieve,
y de pronto sientes que envejeces.

Le dices que puede pasar, pero oyes algo
y al girarte ves la puerta abierta y nadie en ella.
Está junto a la ventana y no tienes nada que temer,
eres tú, mi amor, tú eres la extranjera,
tú mi amor, la única extranjera.


Quise esperar, sabía que te encontraría en este tren,
ya es hora de ir cogiendo otro.
Entiende por favor que nunca tuve un plan
para llegar a este sitio o a cualquier otro
.
Y cuando te habla así no sabes que pretende.
Mañana podemos quedar bajo el puente
o junto al mar que se extiende hacia el infinito.
Y sube al coche-cama dejando el andén vacío
y entiendes que él nunca fue sincero,
que él no era aquel extranjero.
Y dices: "vale, bajo el puente es perfecto". 



http://youtu.be/MWUFcvUKpuQ


Y sí, bajo el puente es perfecto, aunque preferiría junto al mar.

lunes, 8 de diciembre de 2014

Sobre cómo no encontrarse en tres ciudades y al final, coincidir



Dice 
José Sánchez
Primo Levi, quien sobrevivió al holocausto, nos da una lección sobre lo que él denominó "violencias inútiles", muertes perpetradas en aras del entrenamiento sádico y desmoralizante de los asesinos. Al torturar y hacer sufrir a sus víctimas, adquieren un entrenamiento que les impide pensar en la culpa de sus actos. A diferencia de las violencias útiles, aunque no menos amargas, el escritor italiano afirma:
"Dejando a un lado los casos de locura, quien mata sabe por qué lo hace: por dinero, para eliminar a un enemigo real o imaginario, para vengar una ofensa."
Los estudiantes de Ayotzinapa y quienes ejercen su derecho al disenso, si fuesen sujetos de la "violencia útil" del Estado, sería por alguna de las tres razones aludidas en el párrafo anterior. Más grave aún si actúa bajo el manto de la violencia inútil, en cuyo caso deberíamos preguntarnos cómo es que llegamos ahí.

Mientras, en otro orden de ideas...

Lamentablemente esto es lo que esta pasando: ESTRATEGIA DE MANIPULACIÓN DE MASAS, EXPLICADA PASO A PASO: 
El Gobierno nos aplica la famosa estrategia de guerra de "Divide y Vencerás", nos quiere divididos, peleando entre la población, y para esto aplica lo siguientes pasos: 1) Gobierno Ignora y No atiende al sector que se queja.
 2) ese sector recurre entonces a bloqueos o marchas. 
3) el Gobierno menos los atiende, ni resuelve la queja y espera, a propósito, a que el sector quejoso empiece afectar a la población con sus marchas y bloqueos. 
4) El Gobierno sólo observa, espera y se ríe. 
5) El Gobierno usa los medios de comunicación a su servicio para caldear aún más los ánimos, sacando noticias de más bloqueos, de comercios que no pueden vender, etc, Aquí es donde entran a escena los encapuchados, a hacer mas desmadres para que los noticieros tengan noticias que dar. 
6) Ahora ya es la misma población, la que pide se use la fuerza pública contra los quejosos. 
7) Con el pretexto de "proteger a las mayorías" el Gobierno termina mandando sus fuerzas policíacas y le ponen una madriza y encarcelan a ese sector, que desde el principio tenía una protesta legítima, no atendida 
8) Pa colmo, los Tele Zombies que ven las madrizas y arrestos en la Tele dicen: -¡Qué bueno! que los madreen a esos vándalos! 
9) El Gobierno al mismo tiempo, para evitar que la represión se vuelva noticia muy sabida, y de ser posible no se sepa fuera del, país usa los típicos medios de Distracción de masas: Religión, Futbol, TV, incluidos escándalos inventados de momento, epidemia de enfermedades raras, etc, para que la prole solo hable de eso y no de algún acto represivo o de corrupción. Por ejemplo, cuando contrataron al Papa anterior, Benedicto, durante las pasadas elecciones presidenciales, para que viniera a distraer a la prole, en lo que re ajustaban contubernios con el IFE, Magistrados Electorales, medios, sus encuestas amañadas, las tarjetas Soriana etc, ya que sabían que de seguir las cosas igual, y hacerlo legal, EPN hubiera perdido la presidencia. Mientras Todos los medios, TV, RADIO , Papel, Etc a Hablar todo el día de una cosa: ¡¡del Papa en México!! aprovechando el fanatismo e ignorancia religiosa, que tristemente aún padece este país, cómo un cáncer. EXACTAMENTE IGUAL lo están haciendo HOY, es una campaña dónde TODOS LOS MEDIOS DICEN que ""normalistas"" (recalco comillas), hacen destrozos, y en todos lados ves escenas o fotos de incendios y desmanes, para que la prole diga: -¡¡Siií, Pinches Vándalos!! ¡¡Que los cuelguen!!! 
Copia y Pega
(Este comentario ha sido publicado originalmente por Alex en SinEmbargo.mx) 

miércoles, 12 de noviembre de 2014

sobre el dolor... nos faltan 43 más y otras cosas que no dejan de herir






José Sánchez
Lo siento... hoy amanecí demasiado sensible... Me duelen los huesos -el pasado-, me duele la piel -el presente-, y me duelen los pasos y caminos por andar-el futuro-, pero lo que más me duele es la extinción y la desaparición forzada, la negación del Otro. Hoy sentí el hambre de todos los días, el hambre de la montaña, el hambre de la sierra... la sed junto a la fuente, la sed... los días amargos y el horizonte enrarecido por el eclipse de las lunas sangrientas.

miércoles, 5 de noviembre de 2014

Remember, remember the 5th of November. 43 futuros maestros, 40 días

Esta entrada es para recordar a los 43 normalistas de Ayotzinapa, Guerrero, que desaparecieron en una suma indignante de crímenes de Estado.

La envié como correo a varios de mis amigos que son maestr@s, hij@s de maestros -muchos incluso de maestr@s normalistas- y también a quienes han sido mis maestr@s, de muchas y muy distintas maneras; porque los 43 jóvenes desaparecidos en Guerrero estaban formándose como docentes: eran no sólo 43 seres humanos, sino también 43 promesas de futuro para sus comunidades, para sus posibles alumnos, para todo nuestro país.



Muchos de ustedes sabrán la historia mejor que yo, e incluso mi amigo Luis H. es un experto en el doloroso tema que ha contribuido a sembrar memoria en mí: las normales rurales llevan décadas siendo semilleros de esperanza en México, de formación de maestros que no sólo son autoridades intelectuales y morales en sus pueblos, sino también importantes agentes de cambio social.

El gobierno mexicano, los gobiernos priístas y ahora también los de otros partidos, llevan décadas asesinando y desapareciendo a los maestros rurales. A los Lucio Cabañas y Genaro Vázquez en los años 70, ahora a Julio César Mondragón y sus demás compañeros. Llevan décadas queriendo justificar sus asesinatos tachando a las víctimas de ser criminales, cuando lo criminal es el estado de cosas en el que vivimos, el que un gobierno pretenda matar la esperanza desde su simiente, terminar de dejarnos sin futuro.



Sé que a veces recordar duele, que estas cosas no son para muchos un tema adecuado para hablarse en la sobremesa o con l@s niñ@s. Pero sé también que el olvido mata. Sé que mi país me duele y sé que quiero que sea distinto. Sé que en la gente a mi alrededor he encontrado a mis más incansables aliados para lograrlo, porque cada día he mirado a muchos de ellos seguirse levantando y seguir dando ejemplo, a cada uno desde el espacio en que se desenvuelve.

Esta entrada es también un abrazo fuerte, para no rendirnos, para no olvidar. Para tratar de seguir siendo hoy el cambio que queremos ver mañana.



A continuación les comparto el texto de Egorak que aparece en el video. Fue publicado en nuevoblogdemanzano.wordpress.com poco después de que encontraron al estudiante normalista Julio César Mondragón, desollado. Julio César tenía 22 años y era padre de una bebita de dos meses. Sus ojos, y l@s de tod@s l@s desaparecid@s, nos faltan a todos.

Devuélveme mis ojos
Estoy tirado en el suelo. Se nota dónde enterraron el cuchillo y me cortaron la cara. Se me ven los dientes. En vez de rostro hay carne expuesta y te atormentan dos huecos donde  deberían estar mis ojos.
Mis compañeros me estuvieron buscando y me encontraron convertido en símbolo. Quisieron arrebatarme de los míos, robarles la memoria para matarme, para borrarme y desparecerme ahora sí y para siempre. Quisieron convertirme en su crimen, su amenaza, su muñeco de espantajo y amedrento, pero yo vivo.
Vivo cuando mi madre llora y susurra mi nombre con la voz entrecortada, vivo en el funeral repleto de amigos y amados, multitud doliente que con su mera presencia refuta el terror y declara que entre ellos vivió alguien, un joven que conocieron y al que veían y querían ver, un ser que sigue siendo querido en su dolor, en su cariño y en sus recuerdos, no el crimen atroz en que quisieron convertirme.
Vivo en una lágrima de rabia, en un puño alzado, en un paso firme que marcha sobre el enemigo. Vivo en tu resistencia, vivo en tu protesta, en tu compromiso y en tu esfuerzo. Júrame que no te rindes, ¡pero júramelo a los ojos! Mira la carne y la sangre y los huesos en que me dejaron y ve la mirada fija de quien una vez fui. Estudiante. Normalista. Hermano. No me olvides, porque si me olvidas ellos ganan, si me confundes con eso que dejaron en el suelo solo seré un torturado más y eso mismo quieren ellos, ellos que me esperaron, que me buscaron, que me persiguieron y me ultrajaron para que dejara de ser humano, pero que no pudieron. Ellos que sirven a la muerte y aplastan la inocencia y la confianza del pueblo pobre para que se calle, para que aguante, para que se deje matar, pero que no pudieron.
Porque el rostro que se llevaron es mío pero la carne que dejaron es de todos y estos huesos también son tuyos y estos ojos también te faltan. Mi gente me llora y mi pueblo hoy se esconde, pero cuando salga a reconquistar las calles no podrá, por más que intente ya no podrá ser un pueblo inocente, no será un pueblo que confía. Será fuego, luz, estruendo y viento. Será el ejército redentor, el huracán que arrasa los escombros para que venga el futuro, será la muerte alada y justiciera que sostiene la razón y empuña despiadada las armas para imponerla. Mi pueblo será el implacable regreso de la justicia y de la historia.
Estoy tirado en el suelo, pero desde aquí puedo ver venir la guerra necesaria.

Julio César Mondragón nació en el Distrito Federal y murió torturado en Iguala, Guerrero, el 27 de septiembre de 2014, lo sobreviven su lucha, nuestro dolor y sus principios.