martes, 6 de diciembre de 2011

Infancia es destino

A fuerza de tanto llover, el agua de la fuente central se derramó al piso de y tierra y más y más pozas se formaban y en cada una de ellas se reproducía la forma y
la mecánica del surtidor, diminutas fuentes sin pretil de piedra. En cada uno de estos surtidores brillaban todas las lámparas del parque y eran tantas que el piso parecíaEn cada uno de estos surtidores brillaban todas las lámparas del parque y eran tantas que el piso parecía iluminado, parecía lleno de enormes estrellas. Sentí que no tenía donde pisar, que el piso era el cielo y que en el gris cielo de la tormenta nunca volvería a brillar la luz de un sol que me indicara dónde colocar mis pies para no caerme en el fondo de la noche.

Antes, Carmen Boullosa.

Esa sería una historia de mi infancia. La otra sería Tideland, aunque no tuve papá yonqui, sí jugué con muñecas que mi hermano decapitaba.

lunes, 17 de octubre de 2011

Primera noble verdad (notas al pie para la iluminación)

En su encarnación como príncipe nacido al norte de India, Siddharta enseñó las cuatro nobles verdades que lo llevaron a la liberación.

La primera de ellas dice:

La vida es sufrimiento.

Pero algo que no he encontrado en ningún texto budista es la útil acotación de que, una vez actualizada esa verdad, uno no avanza ni medio paso en la iluminación por el mero hecho de seguir sufriendo. O, dicho de otra forma, que si uno sigue sufriendo es: a) por pendejo y b) porque en realidad aún no ha actualizado esa verdad.


Nota al pie: Dicho lo cual, recuerda que sufres porque quieres.


Imagen tomada de este bló, donde definien muy bien lo que sufrimiento o dukha significa.

jueves, 29 de septiembre de 2011

Espejos y las gratitudes de Borges (mis gratitudes)

ella yo
Gracias quiero dar al divino Laberinto de los efectos y de las causas
Por la diversidad de las criaturas que forman este singular universo,
Por la razón, que no cesará de soñar con un plano del laberinto,
Por el rostro de Elena y la perseverancia de Ulises (sic: Penélope, debería decir),
Por el amor, que nos deja ver a los otros como los ve la divinidad,
Por el firme diamante y el agua suelta,
Por el álgebra, palacio de precisos cristales,
Por las místicas monedas de Ángel Silesio,
Por Schopenhauer, que acaso descifró el universo,
Por el fulgor del fuego,
Que ningún ser humano puede mirar sin un asombro antiguo,
(...) Por el arte de la amistad,
Por el último día de Sócrates,
Por las palabras que en un crepúsculo se dijeron de una cruz a otra cruz,
Por aquel sueño del Islam que abarcó mil noches y una noche,
Por aquel otro sueño del infierno,
De la torre del fuego que purifica
Y de las esferas gloriosas,
Por Swedenborg, que conversaba con los ángeles en las calles de Londres,
Por los ríos secretos e inmemoriales que convergen en mí,
(...)Por el mar, que es un desierto resplandeciente
Y una cifra de cosas que no sabemos
(...) Por las rayas del tigre,
Por las altas torres de San Francisco y de la isla de Manhattan,
Por la mañana en Texas,
Por aquel sevillano que redactó la Epístola Moral
Y cuyo nombre, como él hubiera preferido, ignoramos,
Por Séneca y Lucano, de Córdoba
Que antes del español escribieron
Toda la literatura española,
Por el geométrico y bizarro ajedrez
(...) Por el lenguaje, que puede simular la sabiduría,
Por el olvido, que anula o modifica el pasado,
Por la costumbre, que nos repite y nos confirma como un espejo,
Por la mañana, que nos depara la ilusión de un principio,
Por la noche, su tiniebla y su astronomía,
Por el valor y la felicidad de los otros,
Por la patria, sentida in los jazmines, o en una vieja espada,
Por Whitman y Francisco de Asís, que ya escribieron el poema,
Por el hecho de que el poema es inagotable
Y se confunde con la suma de las criaturas
Y no llegará jamás al último verso
Y varía según los hombres,
Por Frances Haslam, que pidió perdón a sus hijos por morir tan despacio,
Por los minutos que preceden al sueño,
Por el sueño y la muerte, esos dos tesoros ocultos,
Por los íntimos dones que no enumero,
Por la música, misteriosa forma del tiempo.

(Por los espejos, perseverante obsesión del che Borges, que nos reflejan, iguales, distintas, en el tiempo y sin tiempo. Por estas cosas que muestran la grandeza de nuestra geometría interna, por las revelaciones de esta intrincada red de la que --como él dijera: sobra decirlo-- somos parte.Te quiero hermana.)

martes, 27 de septiembre de 2011

Grito de independencia

Por años, incluso antes de que el altote esquizofrénico pseudo panista llegara al poder, dije que me iría del país si, en 2012 o cualquier otro futuro cercano, el Partido de la Revolución Inventada (o como sea) volvía al poder.

Este año mis amigos y la dura realidad del país me han hecho darme cuenta de que:
1. Lo más seguro es que nos metamos el autogolazo de devolverlos a Los Pinos, ahora sí por elección "democrática".
2. Que nuestra historia electoral como nación es un mal chiste.
3. Que no me voy a ir, al menos no por mucho tiempo, porque este país es MÍ país y no el de ellos.

Este año, sobre todo desde que regresé de España, me di cuenta que tenemos que luchar por México, que el "piensa oh Patria querida que el cielo un soldado en cada hijo te dio" es más cierto que nunca, aunque para mí sea entendido desde mi inamovible postura anti bélica.

Los mexicanos tenemos que luchar por recuperar nuestro país porque el mal gobierno y el narcotráfico (que bueno, son más o menos lo mismo) lo han secuestrado, porque están haciendo con él lo que ellos quieren y no lo que nosotros, el pueblo mexicano queremos.

Mi divisa desde el avión de Air France --donde conocí a un compatriota que organiza las giras europeas de Jessy Bulbo-- ha sido "Yo tampoco voy a dejar que a mi país se lo cargue la chingada".  El país es de quien lo vive, de quien lo trabaja y lucharé hasta el agotamiento, hasta el exilio y hasta la muerte por recuperar mi México, por construirlo como quiero que sea para mis sobrinos, para mis improbables hijos.


 La foto, tomada en la segunda marcha nacional en que Sicilia entró al zócalo. La marcha de las familias, a donde fui con mis hermanos de utopías para evitar que el dolor siga golpeando a otras familias. La marcha donde entendí que ahora estoy menos sola que antes, donde demostramos que somos un chingo, somos un desmadre y estamos hasta la madre.

Por eso, antes de que se acabe el "mes patrio" lo grito:


¡Viva el pueblo de México!
¡Vivan los Zapata y los Magón de nuestra historia!
¡Vivan las adelitas, las soldaderas y todos los hombres y mujeres sin rostro que han luchado por el cambio!
¡Vivan los héroes anónimos que siguen luchando por subsistir, y que lo hacen sonriendo para enseñar los dientes al destino!
¡Vivan los campesinos, indígenas, zapatistas y todos los marginados y olvidados que resisten y se niegan a morir exterminados por el sistema o condenados al olvido!
¡Vivan los presos políticos, porque de ellos será el cielo que entre todos construyamos!
¡Viva Atenco, vivan los Caracoles, viva  la policía comunitaria de Guerrero, la UNAM y todas las pequeñas autonomías que son reductos de utopía y dignidad en nuestro país!
¡Que vivan!


Y muerte al mal gobierno y sus colegas. Hasta que la victoria se siente entre nosotros, felicidades a la patria en construcción.

jueves, 22 de septiembre de 2011

martes, 20 de septiembre de 2011

El septiembre más luminoso de mi vida

No puedo llevar una vida normal por más de dos años sin empezar a sabotearme. Estoy al final de una temporada de estabilidad que empiezo a cambiar, de nuevo, por la vida precaria que me encanta. Renuncié, rechacé tres trabajos -cuatro en realidad, más los que se acumulen- y hasta ayer estaba demasiado cansada de todo para empezar en realidad a hacer proyectos.

Ayer me dormí de madrugada, y hoy con la luz de las 7 de la mañana lo supe: he tenido -en ocasiones- la vida que supe que quería desde los quince años; ahora la volveré a tener. La tuve cuando en 2007-2008 tuve uno de mis trabajos ideales (la paga era mísera, el horario y la jefa inmejorables): me pagaban por leer poesía y jugar al detective. La tuve en 2009 cuando había conocido ya a mis editores: la que chateó conmigo cuando India y cuando la varicela en Barcelona, que ahora devenido en tía putativa; la que adoraba mis fotos y me regaló una pulsera porque yo le traje una chalina de Marruecos (Sofi Zambrano, ¿dónde estás?); la que estudió piano y me publicaba entrevistas en Quo; el amigo de un maestro a quien no conozco pero me dio la portada de una revista; el que me presentó mi hado padrino y aún me insiste para que escriba. Entonces pensé que era para siempre, luego vino la crisis del precio del papel, el cierre de revistas, los cambios vertiginosos e interminables de este quehacer mercenario que entrañan las publicaciones periódicas. Y luego, el mundo corporativo, las jornadas de diez, doce y hasta dieciséis horas que tan encarnizadamente le critiqué a él.

Ahora que he superado la culpa de poder hacerlo, de poder elegirme, me dedicaré a la tenue nada, a trazar otra vez espirales en el aire. Hasta que dure, porque el paraíso para serlo tiene que ser efímero. Eso ya lo aprendí. ¿Qué va a hacer uno si nació anormal? Pues disfrutarlo, ¿qué más?


(Escrito en el septiembre más luminoso de mi vida desde aquel en que vi a Lee Kyung Hae apuñalarse en 2003 y supe que sí quería ser periodista. Escrito con la nueva interfaz de blogger, que no es taan fea, pero cómo se parece a googleplus).

viernes, 9 de septiembre de 2011

Los últimos días, vistos a una madrugada de distancia

Yo que no he tenido nunca un oficio
que ante todo competidor me he sentido débil
que perdí los mejores títulos para la vida
que apenas llego a un sitio ya quiero irme (creyendo que mudarme es una solución)
que he sido negado anticipadamente y escarnecido por los más aptos
que me arrimo a las paredes para no caer del todo
que soy objeto de risa para mí mismo
que creí que mi padre era eterno
que he sido humillado por profesores de literatura
que un día pregunté en qué podía ayudar y la respuesta fue una risotada
que no podré nunca formar un hogar, ni ser brillante, ni triunfar en la vida
que he sido abandonado por muchas personas porque casi no hablo
que tengo vergüenza por actos que no he cometido
que poco me ha faltado para echar a correr por la calle
que he perdido un centro que nunca tuve
que me he vuelto el hazmerreír de mucha gente por vivir en el limbo
que no encontraré nunca quién me soporte
que fui preterido en aras de personas más miserables
que yo que seguiré toda la vida así y que el año entrante seré muchas veces más burlado en mi ridícula ambición
que estoy cansado de recibir consejos de otros más aletargados que yo («Ud. es muy quedado, avíspese, despierte»)
que nunca podré viajar a la India
que he recibido favores sin dar nada en cambio
que ando por la ciudad de un lado a otro como una pluma
que me dejo llevar por los otros
que no tengo personalidad ni quiero tenerla
que todo el día tapo mi rebelión
que no me he ido a las guerrillas
que no he hecho nada por mi pueblo
que no soy de las FALN y me desespero por todas estas cosas y por otras cuya enumeración sería interminable
que no puedo salir de mi prisión
que he sido dado de baja en todas partes por inútil
que en realidad no he podido casarme ni ir a París ni tener un día sereno
que me niego a reconocer los hechos
que siempre babeo sobre mi historia
que soy imbécil y más que imbécil de nacimiento
que perdí el hilo del discurso que se ejecutaba en mí y no he podido encontrarlo
que no lloro cuando siento deseos de hacerlo
que llego tarde a todo
que he sido arruinado por tantas marchas y contramarchas
que ansío la inmovilidad perfecta y la prisa impecable
que no soy lo que soy ni lo que no soy
que a pesar de todo tengo un orgullo satánico aunque a ciertas horas haya sido humilde hasta igualarme a las piedras
que he vivido quince años en el mismo círculo
que me creí predestinado para algo fuera de lo común y nada he logrado
que nunca usaré corbata
que no encuentro mi cuerpo
que he percibido por relámpagos mi falsedad y no he podido derribarme, barrer todo y crear de mi indolencia, mi
flotación, mi extravío una frescura nueva, y obstinadamente me suicido al alcance de la mano
me levantaré del suelo más ridículo todavía para seguir burlándome de los otros y de mí hasta el día del juicio final.

"Derrota", Rafael Cádenas


(Me lo encontré en el blog de alguien que podría ser mi alter ego. Alguien que pensé me gustaría conocer y luego me dije "mejor no". Parecemos tan semejantes que no sé si nos caeríamos bien).

viernes, 19 de agosto de 2011

De Mario Benedetti, en este que parece el mes de la amistad, con sus muchas dichas y aisladas tragedias

Me gusta la gente que vibra, que no hay que empujarla, que no hay que decirle que haga las cosas, sino que sabe lo que hay que hacer y que lo hace. La gente que cultiva sus sueños hasta que esos sueños se apoderan de su propia realidad.

Me gusta la gente con capacidad para asumir las consecuencias de sus acciones, la gente que arriesga lo cierto por lo incierto para ir detrás de un sueño, quien se permite, huir de los consejos sensatos (...).

Me gusta la gente que es justa con su gente y consigo misma, la gente que agradece el nuevo día, las cosas buenas que existen en su vida, que vive cada hora con buen ánimo dando lo mejor de si, agradecido de estar vivo, de poder regalar sonrisas, de ofrecer sus manos y ayudar generosamente sin esperar nada a cambio.

Me gusta la gente capaz de criticarme constructivamente y de frente, pero sin lastimarme ni herirme. La gente que tiene tacto. (Y también la que no lo tiene pero ante todo es honesta).

Me gusta la gente que posee sentido de la justicia. A éstos los llamo mis amigos.

Me gusta la gente que sabe la importancia de la alegría y la predica. (...) Me gusta la gente que con su energía contagia.

Me gusta la gente sincera y franca, capaz de oponerse con argumentos razonables a las decisiones de cualquiera.

Me gusta la gente fiel y persistente, que no desfallece cuando de alcanzar objetivos e ideas se trata.

Me gusta la gente de criterio, la que no se avergüenza en reconocer que se equivocó o que no sabe algo. La gente que, al aceptar sus errores, se esfuerza  genuinamente por no volver a  cometerlos. La gente que lucha contra adversidades. Me gusta la gente que busca soluciones.

Me gusta la gente  que piensa y medita  internamente. La gente que valora a sus semejantes no por un estereotipo social ni como lucen. La gente que no juzga ni deja que otros juzguen. Me gusta la gente que tiene personalidad.

Me gusta la gente capaz de entender que el mayor error del ser humano es intentar sacarse de la cabeza aquello que no sale del corazón.

(...)

Con gente como ésa, me comprometo para lo que sea por el resto de mi vida, ya que por tenerlos junto a mi  me doy por bien retribuido.

Gracias por ser de esa gente.

(Gracias mamá, Luis, Edgardo, Chelita, Itzel, Miguel, Arturo, Yasu, Gaby, Mario, Gabriel, Yoli, Lucía, Vi y Lydia por encontrar formas distintas de recordarme todo esto estas semanas, de hacerme saber que nunca estoy sola, que cuando elegí la amistad como mi única religión, elegí bien. Gracias a los ausentes también, la vida es transición, impermanencia).

viernes, 5 de agosto de 2011

Letting go

Porque a mí no se me olvidan ni el cariño, ni las risas, ni los viajes, ni las confrontaciones, ni nada.
Porque todo lo que fuimos es hoy parte de mí.
Por la elección de seguir queriendo.
Por la libertad de dejar de querer.

Porque también la gente que admiramos por su valor puede resultar cobarde.
Por lo fácil que es esconderse tras una pantalla, no tomar el teléfono.
Hacer la guerra sin mirarse a los ojos.
Por lo sencillo que resulta incendiar puentes en vez  de cruzarlos, de construirlos.
Porque también quien prometió comprendernos aún sin entender puede llegar a juzgarnos sin oír razones.

Porque la amistad es siempre un acto voluntario, la forma más libre de amor.

Aprenderé a decir adiós, a enterrar estos amores que mueren de eutanasia. Porque es lo menos que le debo a tanto amor entre nosotr@s.



Imágenes "Stone thief"  y Twins de artandghosts.

domingo, 3 de julio de 2011

De por qué la tierra no se vende

Me pides que are la tierra. ¿Tomaré un cuchillo y rasgaré el pecho de
mi madre? Entonces, cuando yo muera, no me dará ella su pecho para
descansar. Tú me pides que cave para obtener piedras. ¿Hurgaré bajo su
piel, para encontrar sus huesos? Entonces, cuando yo muera no podré
entrar en su cuerpo para nacer otra vez.

Palabras de el Smohalla, citadas por Alexander Lesser en The Pawnee
Ghost Dance Hand Game
(1933), p. 167.

sábado, 25 de junio de 2011

(in)definiciones políticas

Dices anarquía y la gente se imagina a un punketo violento de pelo verde.

Dices paz y piensan en hippies comeflores inmóviles por tanta droga.


¿Y entonces cómo llamas a esta gente con pinta de hippie que trae la guerra en la boca, la paz (o al menos su búsqueda) en el corazón y lucha con convicción inamovible de terrorista ruso?

domingo, 12 de junio de 2011

Verdaderas amigas

A una verdadera amiga no le importa si no tienes dinero, estás de malas, cuánto pesas, si tu casa es un desorden, en qué auto andas, tu pasado, o si tu familia está llena de gente loca. Sus conversaciones se continúan en dónde se quedaron, aunque haya meses entre ellas. Te quiere por quien eres.
Esto viene también de una cadena del caralibro que, en este caso, vi por Fabi, mi hermanita nica. Me hizo pensar que, también era justo, como hice con mis amigos, escribir algo para mis amigas. 

Mis amigas son mujeres fuertes, mujeres invencibles. Mujeres con tanta energía que juntas podemos hacer girar al mundo, incluso contra su rotación normal. Juntas habitamos esta tierra y, sí, lo podemos todo. 

Hacia ellas estoy llena de admiración, de gratitud, de amor. Porque las he visto mil veces superar situaciones que uno creería capaces de destruir el ánimo y la esperanza de cualquiera. Porque las he visto rehacerse de sus tristezas, de sus enojos, de sus pérdidas y seguir adelante cada vez más fuertes, más sabias. Porque me ha conmovido infinitas veces su generosidad para dar y para darse, para regalar su tiempo y su energía a los que aman; su capacidad para transformar el aire a su alrededor sólo con su presencia, con su sonrisa.


Mis amigas son excelentes hermanas, tías, sobrinas, primas, incluso madres varias de ellas. Mujeres comprometidas con su profesión, entregadas en el trabajo que han elegido. Algunas activistas, otras simplemente, pero igual de importante, ciudadanas que se esfuerzan por ser un ejemplo de civismo, por evitar los actos de corrupción, impunidad, violencia y abuso que lastiman a nuestra sociedad. Y encuentran la forma de equilibrar los distintos papeles que juegan con pasión y con compromiso. 



Con ellas he aprendido que como mujeres sí somos la vida, a un nivel que va más allá del reproductivo. Somos las que sostenemos el orden interno del mundo, y a menudo el externo. Y que por eso cuando decidimos que hay algo más importante que la vida en sí misma (el cambio político, espiritual o social) no hay fuerza humana o sobrenatural que nos pueda detener.

Gracias a todas por estar en mi camino, el tiempo que haya sido. Gracias a las que han pasado por alguna etapa de mi vida, y más gracias a todas las que han quedado. Ustedes son las flores de mi jardín. Las amo y la vida a su lado siempre ha sido más feliz, menos áspera, mejor.




(Mi entrada anterior sobre la amistad no tenía la intención de herir ninguna sensiblidad, reabrir ninguna herida vieja, atizar pleitos pasados, ni mucho menos iniciar nuevos. No era para tirar pedradas --no me queda, ya sabemos--, sólo fue la respuesta intelectual a una discusión sobre mundos posibles. A veces peco de imprudente, pero eso también ya lo sabemos todas y juro no es mala leche. Abrazos. ) 

martes, 7 de junio de 2011

Español, el esperanto natural del mundo

Si el inglés es el idioma de la libertad, después de la independencia de los Estados Unidos, el español es el idioma del ciudadano. Representa a una cultura educada en la convivencia, obligada a la convivencia por razones de fuerza mayor.
--Rery Maldonado
Leí la idea del título en este blog de Rery Maldonado. Y sentí mi lengua como idioma universal por primera vez cuando en India, en una casa con ocho personas de ocho nacionalidades distintas los únicos que compartíamos lengua materna éramos mi amigo español y yo. Porque entonces el inglés era la única forma de comunicación posible entre todos, pero el español era el segundo idioma oficial; lo hablábamos a demás de nosotros un serbio y una brasileña.

En España me desconcertó la apropiación excluyente que muchos tienen de la lengua que compartimos. Porque  una lengua son sus hablantes, y desde hace varios siglos, en América Latina hay más hispanohablantes que en la península ibérica. En México seguimos siendo el país con mayor número de hispanohablantes, con más de cien millones de personas, y el segundo país donde más se habla español es Estados Unidos, con casi 48 millones y medio de hablantes, un millón y medio más que en España.

Así, América no sólo es el mercado de lectores de habla hispana más grande del mundo; es el espacio geográfico y también cultural donde los millones de personas que compartimos el castellano como lengua materna estamos escribiendo día a día nuevos capítulos en la historia del idioma que compartimos. En algunas décadas es posible incluso que la mayor cantidad de hablantes de nuestro idioma esté en dos territorios que no tuvieron relación colonial con España: Estados Unidos, y Brasil.

Sin embargo, en varios momentos sentí que muchos editores españoles se olvidan de esto, que se aferran a un centralismo lingüístico que resulta, por decir lo menos, ciego. Si todos los lationamericanos hemos podido vivir y convivir con las multiples variantes de nuestro idioma, ¿a qué viene eso de pedir adaptaciones de obras latinoamericanas para el mercado español? Y contra eso, ¿cómo defienden traducciones llenas de localismos que se lanzan al mercado americano sin pensar en los lectores?

Lationamérica es  más que un mercado editorial y el español mucho más que la lengua de un solo país. ¿Será que un día los españoles podrán tener la "humildad" de los portugueses y reconocer en términos culturales el peso de Hispanoamérica?

jueves, 2 de junio de 2011

Y aquí no pasa nada, porque todo sigue pasando igual

Estamos no cerca del precipicio sino dentro de él... el salario mínimo se gasta todo en un solo kilo de carne, cada día hay más desocupados que se lanzan de milusos o a robar.

Las alzas a los combustibles (...) aumentan los ingresos del gobierno, pero también hacen mucho daño a los intereses del pueblo que cada día gana menos y cada día paga más por todo lo que compra y por los presupuestos que cada día se le recortan a Pemex, ya no para vivir sino para sobrevivir.


--José Sosa Martínez, 
del Sindicato Revolucionario de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (SRTPRM), 
a López Portillo en 1986, pero igual pudo ser ayer.

En México la historia es una broma macabra que se repite ad infinitum ante nuestra desmemoria. A veces quisiera ser alemana.

martes, 31 de mayo de 2011

Carta a nuestros hijos (o tus hijos no son tus hijos...)

Para bebé Matías y Chelita.
Para el compañero, por su cumpleaños.





Ya podemos tener hijos. Y decirles que lo intentamos, con lo mejor de nosotros, con todo lo que somos nosotros. Y saber que, lo logremos o no, esto es todo lo que importa. Que este camino  nos llevó, si no a un mundo mejor, sí a la lucha por mejorarnos a nosotros mismos cada día.

Porque los hijos que ustedes tengan son también mis hijos. Porque a diario construimos un mundo menos fúnebre y de más colores para ellos, aún antes de conocer sus rostros. Y de esto está hecha la vida.

lunes, 23 de mayo de 2011

¿Existe la amistad entre mujeres?


Cuando encuentro gente que habla de que la amistad no existe entre mujeres me encojo de hombros o me sorprendo. Para mí eso es absurdo. A lo largo de toda mi vida he tenido amigas incondicionales, sinceras, cuya presencia ha sido un bálsamo y un solaz, una ventana a las mejores cosas de la existencia.

No niego que he visto relaciones entre mujeres llenas de hipocresía o envidias. Sin embargo, también he visto esos mismos vicios entre hombres. No creo que la hipocresía sea defecto intrínseco de las mujeres. Muchas de las verdades más necesarias y a veces duras de mi vida han llegado a mí de los labios de una mujer, lo mismo que de un hombre.

Creo que en un libro de Francesco Alberoni llamado El erotismo, leí que, si no había muchos ejemplos históricos de grandes amistades entre mujeres era porque en buena medida las mujeres hemos sido víctimas históricas de marginación, represión y restricción de nuestra libertad, al menos hasta antes del siglo XX en el mundo occidental. Porque la amistad como sabían los griegos, es una cosa de los seres humanos libres y plenos. Las mujeres (al menos hasta cierta época, y si no individualmente, sí como colectividad) hemos vivido bajo una o varias formas de opresión y exclusión en la sociedad. Y como muchos grupos marginados, es natural pensar que entre mujeres haya más propensión a los celos, la volubilidad, etcétera, etcétera. ¿Cuántos casos de amistad memorable se dan también entre esclavos o gente cuyas condiciones de vida son miserables de un modo u otro? Seguro no muchos.

Afortunadamente, considero que mi familia hizo un gran esfuerzo para que naciera libre de yerros intrínsecos al hecho de ser mujer. Que me educaron de tal manera que siempre me supe capaz de hacer cualquier cosa que quisiera, de elegir mi vida y elegirme, lo mismo que cualquier otra persona hombre o mujer. Que la sabiduría de mi abuelo, mi madre y mis tías me hicieron libres inlcuso del espejismo feminista, que funcionaba en una época de liberación y tuvo su sentido entonces. Pero repito, yo nací libre para hacerme más libre, para asumirme; desde niña me supe tan dueña como responsable de mí.

No creo en la envidia como una forma a priori de relación entre las mujeres. Al contrario los éxitos de mis amigas y compañeras me llenan de orgullo. No creo que la competencia entre mujeres sea despiadada. Al contrario, muchas veces la he vivido de manera sana, y muchas otras he encontrado mujeres cómplices en el ámbito laboral y profesional sin cuya ayuda no hubiera podido crecer. Más de una vez me he encontrado con la solidaridad entre mujeres como un manto protector indestructible, como una fuente siempre fluyendo, siempre fresca.

No creo que entre amigas sea pan de cada día aquello de "robarse los novios". Creo que hay episodios así a causa del furor y la hormona adolescente o púber. Y que sobre todo, dos amigas pueden siempre sentirse atraídas por el mismo hombre (lo mismo que dos amigos por una mujer) y que lo importante no es eso, sino la honestidad con la que lo manejen.

Así que en general pienso que si una mujer no encuentra amigas verdaderas es porque ella y las mujeres en su entorno no han crecido con la libertad necesaria para ser así de generosas, así de plenas. Pero esa historia, por fortuna, no es mi historia. Gracias amigas.

Para mis amigas, todas. Las que usamos la verdad como moneda de cambio entre nosotras. Las que hemos compartido la atracción o incluso el amor por los mismos hombres. Las que hemos aplaudido nuestros respectivos logros de manera mutua. Las que nacimos o nos hemos hecho libres.
--------------
Este blog alimenta a mi caralibro, porque de otra forma no publicaría prácticamente nada allá. Actualizo esto con los comentarios de mis amigas y amigos. Nunca pensé que este texto desataría estos raptos de honestidad, de amor y (esos los leí entre líneas) también de culpa y dolor por viejas heridas. Decir lo que pensamos siempre tiene un precio, sobre todo para quien como yo cree que la vida le va en sus palabras en la medida que pone en ellas su espíritu. Al menos ya aprendí a no etiquetar en Facebook durante mis ataques de amor desmedido y vandálico.

    • Rogelio Jabali Lesvian a cachar
      22 de mayo a las 18:36 ·

    • Cisne Magdalena Rivera Nahón coincido contigo hermana, yo no creo en esa frase de que entre mujeres podamos despedazarnos pero jamaz hacernos daño, creo que no es posible despedazar sin dañar, que no es una condición privativa de un género y que la amistad no despedaza porque repara, reconstruye , genera, hay que seguir viviendo libremente y enseñar a quienes no han sido enseñados, que siempre se puede elegir amar por encima de todo.
      22 de mayo a las 18:43 · · 3 personasA Elena Borderline, Perla Marina Padilla y a ti os gusta esto.

    • Adriana Del Moral ¿Qué onda con tu comentario, Boro? jajaja. Y sí hermana, el asunto es vivir libres, amar libres.
      23 de mayo a las 15:50 ·

    • Isaí Moreno No existe, Adriana. Todas las amigas que me lo han dicho te lo pueden confirmar :D
      23 de mayo a las 16:32 ·

    • Carolina Tosi También dicen que no existe la amistad entre el hombre y la mujer. Es decir que para la lógica machista solo los hombres pueden ser amigos. Es terrible!!! En fin!!!
      23 de mayo a las 17:22 · · 7 personasCargando...

    • Adriana Del Moral Isaí: pues diles a tus amigas que digo yo y confirman acá unas diez mujeronas que están re mal, jajaja. Sí Caro, no lo había pensado, pero es una manifestación de machismo necio creer que sólo hay amistad entre hombres. Abrazote hasta Buenos Aires.
      24 de mayo a las 14:19 · · 1 personaA Isaí Moreno le gusta esto.

    • Adriana Del Moral Estimado Isaí, hasta me tomé la molestia de etiquetar a muchas mujeres para las que, de alguna manera aplica el texto. Son mis amigas, algunas desde hace 20 años, otras han sido mis compañeras, mis colegas, mis maestras. Y de todas he recibido de una forma u otra, la prueba de que no me equivoco. :P
      24 de mayo a las 14:55 · · 1 personaCargando...

    • Ana María Montaña Adri! de acuerdo contigo, yo tengo varias amigas reeeeeeeamigas, y amigos reeeeeeeamigos! también conozco varias mujeres y hombres que, como seres humanos, sienten envidias, rabias y deseos... Pero sí que hay pruebas de que son más creencias culturales que verdades cotidianas! Gracias por compartirlo!
      24 de mayo a las 15:03 · · 1 personaCargando...

    • Isaí Moreno
      Jajaja. Espero que tus amigas no se agarren a golpes con las mías, Adriana. Sí, a mí me llama la atención que sean mujeres quienes me lo comentaron; ello surgió a colación al discutir el asunto de que, en una sociedad en la que se han visto... relegadas, o en desventaja fisica, suelen ser más competitivas entre ellas que los hombres para sobresalir en algún ámbito. Suena natural. Por cierto, una de ellas me aclaró que cuando hay un hombre de por medio, ni de broma puede hablarse de amistad entre mujeres. Je, ahora le preguntaré a mis amigos varones si entre hombres pasa igual al haber una mujer en disputa. Un abrazo.Ver más

      24 de mayo a las 15:12 · · 1 personaTe gusta esto.

    • Fabiola García Bermúdez
      Adri, muy bien por tu comentario!!! también creo en la amistad de entre mujeres, y mujeres y hombre etc... a lo largo de mi vida he conocido amigas súper increible, algunas me acompañan desde la infancia, valoro y respeto todo lo que ella s...on y por eso tenemos una bonita amistad, como también conozco amigas con tiempo corto de compartir y para mi son amigas porque marcaron mi vida, aunque la distancia y el rumbo que tomamos sean diferentes, cuando nos busquemos nos encontraremos. EL Machismo, no es mas que el manifiesto en su instinto, cristalizado en palabra y pensamiento animal...Ver más

      24 de mayo a las 15:18 · · 2 personasCargando...

    • Perla Marina Padilla
      Adri! Me encanta lo que escribes!!! Mis amigas del alma son mujeres y no tengo problema con ellas, al contrario, es increíble de qué manera vamos forjando lazos. También me topé con casos contrarios, donde fracasamos...Creo que las mujeres ...mismas nos ponemos esos obstáculos y competencias imaginarias entre nosotras mismas, nuestros complejos e inseguridades nos hacen destruirnos...eso es el claro ejemplo de vivir presas, esclavas de todo, del machismo incluso que las propias mujeres (madres de familia) fomentan... LIBERTAD, eso es lo que mejor describe una auténtica amistad entre mujeres, entre hermanas. Gracias por recordármelo hermana!!! Te mega quiero!!!Ver más

      24 de mayo a las 17:48 · · 1 personaCargando...

    • Perla Marina Padilla Oye Rogelio Jabali, que show contigo???
      24 de mayo a las 17:53 ·

    • Pilar De Aguirre Estás en lo cierto, Chaparrón.
      24 de mayo a las 18:59 · · 1 personaCargando...

    • Lydiette Carrión
      yo puedo decir de primera mano que tengo amigas invaluables, que jamás me han lastimado, o me han robado un novio o me han traicionado o cualquiera de las cosas que, se dice, se hace entre amigas. He tenido conocidas que han actuado así. po...r supuesto, porque me considero un ser humano lo suficientemente sano, no las considero "amigas". Del mismo modo, en mi caso también es un mito que no puede haber amistad entre un hombre y una mujer, porque en el fondo, lo que existe es que alguien está enamorado del otro. en fin, puros mitos urbanos. saludos y larga vida a la verdadera amistad :)Ver más

      24 de mayo a las 23:16 · · 1 personaTe gusta esto.

    • Sandra Cisneros
      Amiga gracias por compartir tu sentir, y creo que si existe la amistad entre mujeres y quien dice lo contrarío es porque aparte de lo que ya has mencionado, es un ser vacío incapaz de dar y recibir...y pues si algo vale la pena en esta vida..., creo es cruzar con seres humanos como tu así que gracias por tu amistad, saludos muchoas y salud, respecto a la fidelidad, egoísmo, celos etc... creo que es otra historia y lo dejaremos para una otra ocasión, va un abrazoVer más

      25 de mayo a las 0:17 · · 1 personaCargando...

    • Thelma Km Ady, estoy de acuerdo contigo. Y si es verdad que la envidia y la competencia existen, también en mismo grado la admiración y la solidaridad. Yo que puedo decir, si son los relatos de tantas mujeres los que me ayudaron a reencontrarme y a quereme de mejor y mayor manera. Quienes no tienen amigas es porque tampoco saben ser amigas. Por fortuna yo tengo varias y tu eres una de ellas. Besos trasatlánticos.
      25 de mayo a las 14:42 · · 1 personaCargando...

    • Ruth Arellano ¡Libres!, sigue permitiéndote escribir. Besos.
      25 de mayo a las 16:16 · · 1 personaCargando...

    • Elena Borderline
      Creo que el pensamiento común la mayoria de las veces es justo ese, que no existe la amistad "sincera" entre el género femenino, yo no lo comparto. Si creo que somos más sinceras y directas a la hora de tener una amistad, decimos loq ue pen...samos es mejor para nuestra (o) amistad auque esto no suene siempre agradable, quizá es por eso que a los ojos de muchos nos herimos cuando lo único real es que sabemos tener una relación franca y al mismo tiempo invaluable.

      Un beso enorme Adriana
      Ver más

      25 de mayo a las 20:15 · · 1 personaCargando...

    • Adriana Del Moral Yoli, Caro, Fabi, Perla, Pilar, Lydiette, Sandra, Thelma, Ruth, Elena: gracias por sus comentarios, pero más por su amistad, por su compañerismo. Por leer en esta nota justo lo que quise expresar. Abrazotes.
      27 de mayo a las 11:21 · · 4 personasCargando...

    • Rogelio Jabali ESO NO ES AMOR, ES CALENTURA ENTRE MUJERES ,AJAJAJA, NO ES CIERTO ES BROMA, SI YA SABEN LO QUE PIENSO, SABEN QUE LAS QUIERO COMO LAS PRINCESAS QUE SON, CUIDENCE
      29 de mayo a las 15:15 ·

miércoles, 18 de mayo de 2011

Pequeñas cosas para ser feliz

Y al final, la felicidad también puede ser algo sencillo: todo lo que uno necesita para sobreponerse a la tristeza de la muerte y al estrés laboral causada por conflicto humano es una caminata a solas, un tápete y buena música. Al fin, en miércoles, me salió el sol esta semana.

La calle de Regina, con esa mezcla de modernidad-decadencia y lumpen-nice que adoro. Foto del blog de Carlos Hernández.




La canción de Peter Gabriel. Tan maravillosa como mala me pareció la peli de City of Angels.

La imagen es de una intervención de Florentijn Hofman. "Rubber Duck has healing properties: it can relieve mondial tensions as well as define them", dice él sobre el proyecto.