jueves, 20 de noviembre de 2008

Por el mundo que, dice Buenaventura Durruti, llevamos dentro y crece a cada instante

Las huellas de las personas que caminaron juntas nunca se borran.
Proverbio Kongo (sic)


Muy apropiado ante cartas cruzadas, encuentros inesperados, desencuentros que vienen a ser --también-- lo mejor que podía pasar. Porque reencontrarse es un placer, sólo que para tenerlo antes hay que separarse. O dicho de otra forma, no te extraño porque siempre estás conmigo, nunca dejan de estar con nosotros quienes amamos.

P.D. El amor (todo aquél que sea verdadero) es progresivo e irreversible. Y no todos los amores son como nos platicaron que es el amor.

1 comentario:

Martuchis dijo...

Adriana:

Me gusta cuando pones este tipo de textos cortos acompañados de alguna frase muy contundente y que en este caso tiene mucho de cierto. Los reencuentros no serían lo mismo o la relación con una persona que no ves desde hace mucho tiempo (no necesariamente una pareja) si convives todos los días con ella a si la dejas de ver y añoras lo que viviste junto a ella.

Saludos otra vez.