lunes, 22 de marzo de 2010

La gente feliz no tiene historia

Oí una canción de Anthony and the Johnsons y me acordé de ti, de nosotros, de cuando nos mudamos. De la luz blanca de esa época, de nuestro armario lleno de cajas que fui descubriendo. De tender la cama oyendo ese disco, e oírlo al atardecer a todo volumen. Y me dieron ganas de llorar porque era tan feliz entonces, yéndome en sandalias al centro y comprando banderillas de queso para cenar en las noches.

Y de llorar más porque soy tan feliz ahora caminando durante los quince minutos que hacemos de camino, viendo pelis los fines de la semana, jugando a la oficina, cuando me asoleo en el patio o nos tendemos rendidos en los sillones verdes de no quería nos diera tu hermana.

No me acuerdo donde leí que la gente feliz no tiene historia. Pero no es cierto, lo que pasa es que tenemos otra historia que no se puede contar porque no es de palabras, sino de colores, de luz filtrándose por las cortinas, de macetas floreciendo junto a la ventana, de platos sobre la mesa, de chistes tontos que no se pueden explicar.

Eres el mejor de mis viajes. El amor dura hasta que se acaba y es eterno mientras dura.

 Los amantes del círculo polar de dreamergirl

[Seguro te conté que me la pasé llorando la primera vez que vi esa película. Que me acordaba de ti y traía la cara mojada y los zapatos encharcados. Qué llorona. soy].

4 comentarios:

Gustavo Figueroa V. dijo...

Cada persona tiene su historia y puede ser de dominio público o puede ser secreta; mientras exista el ser humano habrá historia. Quienes han proclamado el fin de la historia, me parece, que hablaban de ellos mismos y su propia decadencia.
Saludos Adriana.

Gustavo Figueroa V.
Gävle, Suecia

Adriana del Moral dijo...

Hola Gustavo, estoy totalmente de acuerdo contigo, mientras haya ser humano habrá historia. Creo que en este caso la "no historia" se refiere más bien a lo que dice cortázar, de que la mala literatura nace de los buenos sentimientos. Saludos hasta Suecia.

jmslayer dijo...

Encontré esa frase en el libro La Mujer Rota de Simone de Beauvoir, me parece que sacarla de ese contexto no le hace justicia, de todas formas entiendo la operación que haces en tu post, te sirve al propósito de reafirmar lo que queres decir, y está muy bien. Claro que mientras haya un ser humano habrá historia, pero para contar una historia que valga la pena debe haber en ella conflicto. Simone de Beauvoir, en mi opinión, se refiere a eso.

Adriana del Moral dijo...

jmslayer: Gracias por tu comentario. No sabía que la frase era de Beauvoir, yo la encontré en otra fuente más banal: Louise M. Alcott. Pero sí, mi idea era esa, que la historia de la felicidad muchas veces no es una historia "narrable". O como dice Cortázar en Rayuela "Es mucho más fácil hablar de las cosas tristes que de las alegres. Una ley. Perfecto enunciado, verdad profunda. Llevado al plano de la astucia literaria se resuelve en aquello que de los buenos sentimientos nace la mala literatura”. Saludos.