sábado, 16 de junio de 2007

Unos poemas de Elena Jordana... por lo que es y lo que no fue

Del libro Poemas no mandados, de la argentina Elena Jordana. El libro ganó en su época el Premio de poesía Aguascalientes, y para mí toparlo fue sentir el corazón tocado. Juzguen ustedes:

Prólogo
Sabines dijo:
A la chingada las lágrimas
y se puso a
llorar
como se ponen a parir.
Yo dije:
al carajo la poesía
y me puse a escribir
como
se ponen a vivir.


IV
para
Alfredo Zitarrosa
Si tuviera tres años
te pediría una canción de cuna
te
invitaría a remontar barrriletes
te tiraría el pelo
y te haría cosquillas
en la barriga
si fuera inspector
no te revisaría el abono
te dejaría
viajar gratis en todos los travías
si fuera tu hermana menor
te prestaría
mi biciceta
mis libros y mis sueños
si fuera tu tía
te remendaría los
codos de la camisa
te haría sopas calientes
te pondría una
bufanda
-como dice Vallejo-
no porque hace frío sino para que haga
frío
si creyera en Dios
le pediría que no estés tan triste
Si me atreviera
te mandaría este
poema.

XII Tango
Soy esa borrachera que necesitás a mitad de año
cuando el
aguinaldo
las vacaciones
el ascenso
aún están lejos
soy la nota
disonante
que te ayuda a sobrellevar esa armonía monótona
que decís que es
tu vida
soy ese minuto de locura
que te permite aguantar el resto de la
hora
el elogio dicho con firmeza tal que descarta tu duda
la urna en que
depositas tus lastimeros "vos no sabés"
tus pequeñas frustraciones
cotidianas
tus:
el café está frío
quién me abrió esta carta
otra vez
la cuenta del gas

soy la que despierta los rincones más inéditos de
tu piel
la que te hace decir:
con vos me siento otra vez un
colegial

soy
en otras palabras
esa mujer que te llevás
a un hotel
en una noche de borrachera
y a quien te olvidás de
preguntar su nombre
o si podrás volverla a ver algún día.
Elena Jordana, Poemas no mandados Joaquín Mortiz, 1979. En: Premio de Poesía Aguascalientes. 30 años, México, Joaquín Mortiz/INBA/Gob. del Edo. de Aguascalientes, 1997.

11 comentarios:

Orquídea Fong dijo...

Hola, bien por tu blog, pero difiero de tu opinión. Estos poemas de Jordana se me hacen realmente malos, simplones y bastante cojos. Suenan a canción de Ricardo Arjona

Adriana del Moral dijo...

Hola Orquídea. Precisamente ahora que releí el primer poema me pareció bastante simplón. Y sin embargo, sí fue un día algo bastante aproximado a lo que quise decirle a alguien. Sin embargo, el segundo creo que no deja de tener su ambiente, es como más narrativo. Sin ser de mis favoritos creo que me seguiría gustando a la luz del tiempo.
Saludos.

Pinkcornerman dijo...

Descubri a Jordana en una antologia titulada "Republica de Poetas" y en lo personal, sus poemas me gustan mucho. He buscado por mucho tiempo sus libros sin encontrarlos ni siquiera en la web. Yo creo que acercar a Arjona con Jordana es como acercarlo a Benedetti o a Sabines. Por eso no escucho al primero y si leo a los segundos.
Gracias por la seleccion, a pesar de los comentarios, los poemas me han alegrado la madrugada.
Que sigas bien.

Adriana del Moral dijo...

Pinkcornerman: ¡Me alegra que defiendas a Jordana! Yo creo que el asunto subyacente en esta discusión es qué es "gran poesía" y qué no lo es. Para mí, el asunto es que la poesía es poesía... y que aunque hay niveles, eso es algo más subjetivo. Viéndolo así, Arjona es un poeta (más o menos menor, cada quién diga, y en lo personal, a mí me gustaban sus primeras letras... como Sabina, pero en light y dulzón)y sin duda Jordana es poeta.
Muchos altos intelectuales (estudié en la Facultad de Filosofía y letras) dirán que Sabines es un poeta muy mediano... para mí es un gran poeta; no en el sentido técnico o métrico, sino en el sentido de que trabaja perfecto como vos de la colectividad: expresa perfecto cosas que muchos hemos sentido pero difícilmente podemos expresar como él.
En fin, cada quien sus opinión.

Anónimo dijo...

De los peores poemarios que han ganado el premio de poesía aguascalientes; poesía para quienceañeras.

Adriana del Moral dijo...

El peor de los que yo conozco es el de Dana Gelinas.

Rodrigo E. dijo...

Yo me topé a Elena esculcando los libreros viejos de mi casa hace un par de días.
Encontré un poemario suyo editado sobre hojas de papel de estraza escritas a maquina (maquina de las viejitas) y con portada de cartón que tenía impreso con un sello "S.O.S. AQUÍ NEW YORK" y con letras más pequeñas "Elena Jordana".
Hojeandolo leí una minifición llamada "dialogo neoyorkino" y quede atrapado en lo que no sabía si era un poemario o un libro de cuentos en verso libre. Había encontrado una nueva poeta favorita.
Aquí me di cuenta de que un día piso el lugar donde doy clases para recibir su premio, la sentí tan serca.
Yo soy dramaturgo, no estudio la poesía, sólo la leo para sentirme acompañado. Soy un lector feliz, como diría Maricruz Patiño, no me importa que tan bien dominen el verso siempre y cuando me hagan sentir vivo, y ella lo logro, aunque termino haciéndome pedazos con el último poema.

Honestamente creo que aquí en Aguascalientes la poesía se esta ahogando en intelectualidad, en poetas que leen con voz de fumador compulsivo aunque en su vida han probado el tabaco, hacen falta hipervitalistas como Jordana.

Adriana del Moral dijo...

¡Qué regalo encontrar un libro suyo así! Tendrías que transcribir algunos poemas... Creo que una voz como la suya es también necesaria en la poesía. Saludos.

PinkCornerMan dijo...

@ Rodrigo E."Yo soy dramaturgo, no estudio la poesía, solo la leo para sentirme acompañado..." Zas! Suena como un aforismo de Ciorán, pero me ha hecho sonreir, fuera de los comentarios de ciertas almas amargosas, encuentro este lugar harto ameno, y no solo por las coincidencias... Salud a todos.

Raul Garcia dijo...

Casi termino de leer la edición de los 30 primeros ganadores del Premio Aguascalientes. Tras una lectura rápida creo que el libro de Jordana es de los más simples, pero es de los que más recuerdo. Es simple en el sentido profundo, sus versos se acercan a una inmediatez perene alejada de la grandielocuencia y del hermetismo de de tantos poetas que con versos inintelegibles disimulan su falta de poesía. Creo que es un agradable ejemplo de lo que mi maestro (dicho sea de paso, también ganador del referido concurso) insiste en llamar "un gracioso descuido", esa poesía que pareciera haber salido "a la primera" por su bien planeada y estructurada espontaneidad.

Adriana del Moral dijo...

Raúl, yo justo coincidiría contigo: creo que hay que ser muy profundo para permitirse tanta simpleza, tanta espontaneidad. Pero cada quien sus gustos. Digo, que me encanten Cioran, Pavese, Gorostiza y Glück, que son poetas "más intelectuales" no quita que me gusten también Sabines y Jordana. ¡Saludos!