miércoles, 8 de octubre de 2008

Cuatro meses para juntar todo el amor del mundo...


No das crédito a estar tan enamorado. Durante un año, la vida es una sucesión de soleadas mañanas. Te dedicas a escribir libros sobre esta cuestión. Te casas lo antes posible. El segundo año, hacéis el amor cada vez menos. Resistes la tentación de fijarte en las señoritas ligeras de ropa. El tercer año, ya no resistes la tentación. Llega el momento en que ya no puedes soportar a tu esposa, te has enamorado de otra. Recibes dos noticias. La noticia buena: tu mujer te abandona. La noticia mala: empiezas otro libro. Una historia de amor muy moderna, radicalmente autobiográfica, que el autor-protagonista presenta de forma aguda y desenvuelta.

El amor dura tres años, Beigbeder, Frédéric
(Reseña cortesía de la web de editorial Anagrama)


Y dice mi hermana: El enamoramiento dura tres años. El amor es para siempre.

Discierno con Campos: El amor dura tres años, entonces esto ya no es amor, es otra cosa.

Y sentencia Miguel: El amor dura tres años, después sólo hay consenso.

Mi fusión alquímica de sabidurías:

El enamoramiento dura tres años;

después, sólo con consenso hay amor.

2 comentarios:

Martuchis dijo...

Hola Isabel:

Aquí pasando a saludarte en este inicio de semana y reflexionando sobre lo que planteas en este post.

Yo pienso en lo personal que los hombres y las mujeres percibimos el amor y el enamoramiento de distinta forma.

Por lo poco o mucho que yo he aprendido en ese aspecto, cada día me convenzo más de que hay personas de las cuales te enamoras para siempre, sin importar si se quedan en tu vida o no.

Supongo que debe ser un libro interesante al que haces referencia aquí.

Un saludo desde Cd. Juárez y que tengas un buen inicio de semana.

Adriana del Moral dijo...

Hola Martuchis. Yo creo que las personas pensamos el amor distinto sin importar si somos hombres o mujeres. Por ejemplo, quienes mejor entienden mi punto de vista sobre las relaciones son dos de mi mejores amigos (hombres) y mi hermana (mujer).
Y sí, me has leído la mente. Yo creo que el amor es PARA SIEMPRE, si no, no es amor. El amor es necesariamente progresivo e irreversible, aunque no todos los amores acaban en vestidos blancos, casas compartidas o hijos.
Besos y saludos a ti también.